Financiación local

Los municipios turísticos reclaman otro modelo de financiación

Creen que no pueden ofrecer servicios de calidad si la inversión pública no crece

De izqda a dcha: Jordi Sais, concejal de Lloret de Mar; José Ortiz, alcalde de Torremolinos; José Miguel Rodríguez, primer edil de Adeje; Pere Granados, alcalde de Salou; Toni Pérez, regidor de Benidorm; José Julián Mena, alcalde de Arona; Alfonso Rodríguez, alcalde de Calviá y Marco Aurelio Pérez, primer edil de San Bartolomé de Tirajana.
De izqda a dcha: Jordi Sais, concejal de Lloret de Mar; José Ortiz, alcalde de Torremolinos; José Miguel Rodríguez, primer edil de Adeje; Pere Granados, alcalde de Salou; Toni Pérez, regidor de Benidorm; José Julián Mena, alcalde de Arona; Alfonso Rodríguez, alcalde de Calviá y Marco Aurelio Pérez, primer edil de San Bartolomé de Tirajana.

España cerró el pasado ejercicio con un récord de turistas extranjeros (75,2 millones de viajeros internacionales). Un hito que ha permitido a las empresas hoteleras recuperar gran parte de lo perdido durante los seis años continuados de crisis y que ha elevado los ingresos de las Administraciones públicas, como muestra el hecho de que los ingresos generados por el turismo (especialmente ligados al IVA) crecieron en torno al 10% el pasado ejercicio hasta tocar máximos históricos.

Lejos de esos datos inéditos aparecen los ocho ayuntamientos que acogen esas oleadas de turistas extranjeros, en busca de sol y playa. Todos ellos se han visto beneficiados por el récord de llegada de visitantes, pero también se han visto asfixiados por los compromisos financieros que acarrea recibir 10 millones de visitantes y 50 millones de pernoctaciones en un año. Pere Granados, alcalde de Salou, resumió ayer en Madrid los objetivos con los que nace esta alianza. “En primer lugar, queremos un nuevo modelo de financiación con mayor participación en los ingresos del Estado, de las comunidades autónomas y de la Unión Europea. Sin esos fondos, no se pueden ofrecer servicios de calidad. En segundo lugar, buscamos ser un foro de reflexión sobre el futuro de los municipios, en el que tenemos que impulsar un crecimiento cualitativo, con valor añadido, que sea sostenible, que ofrezca una oferta variada y que cree más empleo y prosperidad”, subrayó Granados.

Aunque sin mencionarlo, los siete alcaldes y el teniente de alcalde de Lloret suscribieron una alianza que busca un nuevo modelo de financiación distinto al actual. La legislación española en esta materia data de 2002, fecha en la que se aprobó la Ley de Haciendas Locales, cuya financiación supuestamente se va a abordar este ejercicio, junto con la reforma de la financiación autonómica.

Aunque la normativa contempla una revisión cada cuatro años, lo cierto es que los criterios para ser catalogado como municipio turístico y así acceder a fondos estatales se han mantenido inflexibles en los 14 ejercicios que han transcurrido desde entonces. Esos consistorios no pueden ser capitales de provincia, deben tener una población de derecho superior a 120.000 habitantes y deben tener más segundas residencias que primeras. Unos parámetros que tan solo cumplen 21 municipios en toda España y por los que apenas obtuvieron tres millones de euros en 2014, último dato disponible. Lo que reclaman los consistorios ahora es una mejora de los fondos procedentes de la participación en los ingresos del Estado, que también puedan beneficiarse de la recaudación de las comunidades autónomas e incluso de los fondos que habilite la Comisión Europea para este tipo de municipios. El alcalde de Benidorm, Toni Pérez, subrayó que el municipio es un destino de sol y playa y que no hay que tener complejos en decirlo. “Lo que tenemos que hacer es reclamar los fondos necesarios para ofrecer unos servicios de calidad en unas temporadas altas en las que la población se multiplica por tres o por seis dependiendo del flujo de visitantes, lo que genera tensiones también con las personas residentes en el municipio”.

Calviá y el ejemplo de Magaluf

Un ejemplo de esas tensiones se ha producido en Magaluf (Calviá), uno de los ocho municipios firmantes de la declaración. El nombre de esta zona ha salido en todos los medios de comunicación nacionales e internacionales ligado a un centro de turismo de borrachera para británicos y alemanes y en las últimas semanas por la detención del todopoderoso empresario Tolo Cursach, dueño de los grandes establecimientos de ocio de la zona, enviado a prisión provisional por los delitos de blanqueo de capitales, cohecho, uso de información privilegiada, prevaricación, narcotráfico, homicidio o corrupción de menores.

Joan Mesquida, ex secretario de Estado de Turismo, ex director general de la Policía y de la Guardia Civil y actual director de Proyectos Estratégicos y Turismo del Ayuntamiento de Calviá, asistió a la firma de la declaración desde las últimas butacas, en un segundo plano. El consistorio presidido por Alfonso Rodríguez lo eligió para una difícil misión a priori:pilotar una transición que condujera a sus playas a un turismo desligado del alcohol y del ocio nocturno.

"Hay que perseguir a la economía ilegal"

El mentor de la alianza de los ocho municipios más turísticos de España es el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos de España, Juan Molas. Él fue quien propuso la idea a los alcaldes de Salou, Lloret de Mar en Fitur y el que posteriormente hizo extensiva esa idea a los otros alcaldes en las otras dos grandes ferias del turismo europeo (ITB en Berlín y World Travel Market en Londres).

En su intervención, Molas destacó que le llenaba de orgullo un acto despolitizado, en el que había alcaldes de distintas sensibilidades políticas. “Los problemas de seguridad, sanidad, fiscalidad y financiación de vuestros municipios son muy importantes, pero el prioritario es la persecución de la economía ilegal. Os pedimos que sea prioritario”, reclamó en alusión a la proliferación de apartamentos turísticos al margen de la oferta reglada.

Normas