Operaciones

Gestamp prevé salir a Bolsa en la primera semana de abril: ¿interesa invertir?

El grupo espera recibir el visto bueno a su folleto este mismo jueves

gestamp
Francisco Riberas, presidente de Gestamp Automoción.

El fabricante de piezas de automóviles será el tercer debut de la Bolsa española. Prepara su puesta de largo en la primera semana de abril, si recibe este jueves el visto bueno de la CNMV. Gestamp venderá en torno al 35% del capital con una valoración que rondará los 4.000 millones de euros.

Será la tercera salida en la Bolsa española en 2017 y la más grande. Gestamp, el líder mundial en la fabricación de piezas de automóviles, ya tiene prácticamente todo listo para su estreno en el mercado. La compañía que preside Francisco Riberas ultima la aprobación de su folleto de colocación de acciones. La sociedad propiedad de los hermanos Riberas, Acek, se propone vender en torno al 35% del capital.

El monstruo industrial español parte de una tasación de unos 3.700 millones de euros, según el precio finalmente abonado por la japonesa Mitui por el 12,5% del capital. Esta compañía firmó la compra en septiembre del año pasado por 416 millones –lo que daba un valor total a la firma de algo más de 3.300 millones–, pero la evolución de las cuentas de Gestamp en 2016 ha elevado el precio final a 466,7 millones.

La valoración puede seguir subiendo, en función de los resultados de este ejercicio, pues otra parte del desembolso final, aunque más pequeña, está vinculada a las cuentas de 2017.

Neinor

La primera promotora que saldrá a Bolsa desde Realia en 2007 será un éxito, a tenor de la demanda que está cosechando en sus presentaciones entre inversores (road show, en la jerga). Lone Star venderá hasta 680 millones de euros en acciones y la empresa realizará una ampliación por otros 100 millones para reducir deuda y realizar compras.

Fuentes financieras señalan que la sobredemanda supera ya tres veces el importe de la colocación. Y eso que los colocadores –Citi y Credit Suisse, acompañados por Santander, BNP Paribas, JP Morgan, Alantra, Sabadell, Bankinter, CaixaBank y Norbolsa y Lazard, el asesor global– todavía tienen tiempo: cerrarán el libro el 27 de marzo.

Las valoraciones preliminares de las casas de análisis de los bancos contratados para realizar la operación –JP Morgan, Morgan Stanley y UBS son los coordinadores y también están Santander, Deutsche Bank, Société Générale, BBVA, BNP Paribas y CaixaBank– sitúan el precio de salida en el entorno de los 4.000 millones de euros. Pero este punto todavía está por decidir, según fuentes financieras.

El objetivo, si recibe el visto bueno de la CNMV pasado mañana, es salir al mercado entre el 3 y el 7 de abril, antes de Semana Santa. El debut se producirá después del de Prosegur Cash, que se estrenó el viernes 17 tras captar 750 millones de euros, ampliables a 825, y Neinor, que se estrenará el miércoles 29 de marzo y captará hasta 780 millones. Pero el de Gestamp será el debut de mayor tamaño. Una valoración de 3.700 millones implicará una captación de 1.300 millones de euros; si la cifra sube a 4.000 millones, la colocación será de 1.400.

Enrique Aguado, corresponsable de banca de inversión de JB Capital Markets, entidad que ha participado en la salida a Bolsa de Prosegur Cash, señala que los grandes fondos extranjeros tienen la lupa sobre España, que el primer trimestre es un momento propicio, puesto que las firmas tienen las cuentas del año pasado cerradas, y que es necesario aprovechar las ventanas de liquidez. El banquero de inversión añade que el interés es máximo pero que también se mira más que nunca el precio.

La familia Riberas y Mitsui se comprometerán a no vender acciones – periodo de lock up, en la jerga– de 180 días tras la salida a Bolsa, mientras que los empleados suscribirán un compromiso equivalente de 360 días.

El objetivo es estrenarse entre los días 3 y 7 del próximo mes

El capital de Gestamp Automoción, una de las dos patas del negocio de Acek junto a Gonvarri –dedicada al acero–, está controlado por el holding de los Riberas (86%), que mantendrá más del 50% tras la salida a Bolsa, por Mitsui (12,5%), que no venderá acciones en la colocación, y por los empleados (1,5%).

La deuda financiera neta de Gestamp cerró 2016 en los 1.632,6 millones de euros, un 9,3% por encima de la del año anterior. Sin embargo, su ratio de apalancamiento respecto al beneficio bruto de explotación (ebitda) se mantuvo estable en 1,94 veces, frente a las 1,96, gracias al aumento del 10,6% del ebitda, a 841,2 millones. La empresa española cerró su ejercicio fiscal con un incremento de la facturación del 7,3%, hasta los 7.549 millones, y un alza del ebitda del 10,6%, hasta los 841 millones. El beneficio neto se situó en 221 millones, un 37,1% más.

Una parte del dinero que obtenga Acek, en el que la mayoría del capital pertenece a los Riberas, por la venta se destinará a amortizar el crédito sindicado de 900 millones que firmó para comprar el porcentaje de ArcelorMittal por 875 millones, como publicó CincoDías el pasado 3 de febrero. El pasivo total del holding Acek, agrupando la deuda de todas sus filiales, era de 2.426 millones de euros a cierre de 2015, un 1,9% superior al que tenía un año antes.

Un dividendo histórico del 30% del beneficio

La compañía lleva haciendo deberes para salir con éxito a Bolsa desde el año pasado, pero la junta de accionistas extraordinaria que celebró el pasado 3 de marzo fue el pistoletazo de salida a la operación. En ella, se acordó la metamorfosis de Gestamp para que sea una empresa cotizada homologable. Realizará un desdoblamiento (split, en la jerga) de 120 acciones nuevas por cada una antigua. Esto elevará el número de títulos de Gestamp desde los 4,8 millones a los 575,5 millones.

Así permitirá que las acciones tengan una valoración razonable, lo que repercutirá en su liquidez en Bolsa. Para una valoración de 3.000 millones, el precio por acción sería de 5,2 euros; para 4.000, de cerca de 7 euros. La empresa también aprobó un dividendo de más de 60 millones de euros con cargo a los resultados de 2016, en línea con su política histórica de repartir el 30% del beneficio a retribuir a sus accionistas.

La política de retribución, salvo contadas excepciones, se ha respetado al milímetro en Gestamp Automoción. El grupo, pese a su crecimiento constante a través de compras, siempre ha mantenido a raya sus ratios de apalancamiento.

El único requisito que le imponen sus prestamista es que no reparta entre sus accionistas más del 50% del beneficio. Un porcentaje al que, de momento, no ha llegado. Los 60 millones de euros destinados a dividendos supondrán una rentabilidad por este concepto del 1,5% para una valoración de 4.000 millones de euros.

Con 98 plantas de producción en cuatro regiones (Europa, América del Norte, América del Sur y Asia) y 36.395 empleados, Gestamp fabrica componentes para más de 800 modelos de vehículos de aproximadamente 50 marcas.

Normas