Política

El Gobierno fía el presupuesto al diputado de Nueva Canarias

El hipotético apoyo de Ciudadadanos y PNV no es suficiente

El PSOE insiste en que votará no a las cuentas de 2017

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el congrso de los Diputados.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el congrso de los Diputados. EFE

La negativa del PSOE a apoyar los Presupuestos Generales de Estado para este año deja al Gobierno con pocas opciones para sacar adelante las cuentas. La aritmética dice que el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo –que forma parte del grupo socialista, pero es autónomo– tiene la clave. El Gobierno de Mariano Rajoy cuenta que tendrá el apoyo de Ciudadanos, PNV y Coalición Canaria. Junto con el PP, suman 175 votos, la mitad de los 350 escaños que hay en el Congreso. Esta mayoría es suficiente para superar las enmiendas a la totalidad que la oposición presentará. Sin embargo, para la segunda fase, el Gobierno precisaría alcanzar los 176 votos, la mitad más uno. Y es aquí donde aparece el diputado de Nueva Canaria, cuyo escaño puede decidir si España tiene o no Presupuestos para el ejercicio en curso y, quién sabe, si también para el siguiente curso.

Dentro del propio Ejecutivo de Mariano Rajoy hay partidarios de no embarrarse en la lucha política para sacar adelante las cuentas. Entienden que, tras la prórroga presupuestaria, hay partidas que resultaría más sencillo aprobar a través de decretos y leyes. Sin embargo, de momento, la tesis que se ha impuesto en Moncloa es la de los partidarios de intentar aprobar el Presupuesto, una ley a través de la cual se determina el incremento del sueldo de los funcionarios o los recursos del sistema de financiación para las comunidades autónomas y los ayuntamientos.

El fracaso del decreto para liberalizar la estiba no afecta, de momento, al pacto de PP y C's

Para sacar adelante las cuentas, el Gobierno y el PP ya han establecido contactos preliminares con Quevedo. Sin embargo, el diputado de Nueva Canarias asegura que no dará su apoyo al Presupuesto a cambio de migajas. Eso también significa que, a diferencia del PSOE, no se cierra en banda. En una entrevista a la cadena Cope, Quevedo señaló que su formación no va a pedir el “oro y el moro”, pero defendió que las islas han sido “maltratadas” en los últimos cinco Presupuestos. “Por razones mínimas de estrategia de negociación”, el diputado canario no avanzó qué exigirá a cambio de dar su apoyo a los Presupuestos. Nueva Canarias se presentó en coalición con el PSOE. Quevedo señala que el Grupo Socialista está al tanto de sus movimientos. De hecho, hay quien cree que el PSOE vería con buenos ojos que Quevedo vote a favor de los Presupuestos, lo que permitiría desbloquear la situación sin asumir el coste político de facilitar la aprobación de las cuentas.

Rajoy siempre juega con el as en la manga de convocar elecciones, un escenario que para el PSOE podría resultar muy negativo. Los socialistas se encuentran inmersos en la batalla por la elección del nuevo secretario general. Tras la candidatura de Patxi López y Pedro Sánchez, se espera que la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, anuncie en breve que también aspirará a liderar el partido. El riesgo de que la formación se divida en facciones y salga debilitada de este proceso electoral interno no es menor.

Oficialmente, el Gobierno asegura que sería un disparate cerrar la legislatura y convocar elecciones. Aunque, a renglón seguido, también recuerda que es responsabilidad de todos evitar que la falta de una mayoría clara en el Parlamento derive en un bloqueo institucional.

En las últimas semanas se ha visualizado claramente la minoría del PP. Ayer mismo, el Gobierno no logró convalidar el real decreto-ley para liberalizar el sector de los estibadores. La última vez que ocurrió algo parecido fue en 1979. Por otra parte, PSOE, Podemos y Ciudadanos también han pactado poner en marcha una comisión de investigación sobre la financiación del PP.

Cuanto mayores sea las derrotas que coseche el partido de Mariano Rajoy en el Congreso, mayores serán las posibilidades de que la legislatura se acorte y los españoles sean llamados nuevamente a las urnas.

Normas