Ferias de Ifema

El taller, en busca de nuevas herramientas

El crecimiento de los coches más viejos, que apenas reciben mantenimiento, y la llegada de vehículos cada vez más complejos retan a un sector reunido en Motortec

motortec

En España hay cerca de 45.000 talleres dedicados a la reparación de automóviles. Dentro de esa cifra, conviven todo tipo de negocios: los talleres de barrio de toda la vida, los que están ligados a concesionarios, los multimarca... La fotografía del sector es diversa, pero todos ellos se enfrentan a una misma realidad. Y solo los más preparados podrán sobrevivir.

El negocio de la reparación de automóviles afronta dos retos de muy diferente naturaleza, pero que tendrán un impacto igualmente trascendental a medio plazo. De un lado, el progresivo envejecimiento del parque automovilístico. La edad media de los casi 27 millones de vehículos que circulan por las carreteras españolas supera los 12 años. Y en 2021, el 39% tendrá más de 15 años , según calculan desde Audatex. Los sucesivos planes PIVE no han conseguido acelerar una tendencia que tiene su origen en el boom del mercado del automóvil de hace una década. Entre 2005 y 2007 se registraron los mayores datos de matriculaciones en España, llegando a 1,6 millones en el último año de esa horquilla. Coches que, desde ahora, son un lastre para la posventa.

Porque, en España, los coches más viejos no son los que más pasan por el taller. Más bien, al contrario. Son los coches de menos de cinco años, que apenas representan el 17% del parque automovilístico español, los que acaparan el 38% de las reparaciones.

En 2021, los automóviles de más de 10 años compondrán el 63% del parque

El hecho de que, en la mayoría de los casos, conserven la garantía del fabricante y estén asegurados a todo riesgo facilitan su entrada y salida de los talleres. Por el contrario, los de más de 10 años representan el 57% de los automóviles que circulan y el 31% de las reparaciones. Algo que se agravará con el tiempo, ya que en 2021 estos coches aglutinarán el 63% del total. “El envejecimiento del parque va a condicionar el futuro de estos negocios”, afirma el director comercial de Audatex, José Luis Gata. “Los coches de más de 15 años hicieron 7.598 kilómetros de media, y los de menos de 10, 24.700. Son estos los que tienen unas reparaciones más rentables y su número va a ir siendo menor”, asegura.

Desde la patronal Ganvam estiman que la baja de vehículos en 2016 fue de 400.000, casi la mitad que cuando los planes PIVE funcionaban a pleno rendimiento. “El rejuvenecimiento del parque es clave para la actividad de los talleres”, señala Jaime Barea, director jurídico de Ganvam. Esta asociación reclama una renovación de la ley que regula el sector, aprobada en 1986, además de otras medidas, como planes de achatarramiento o la comunicación a la DGT, por parte de los talleres, del kilometraje de cada vehículo para evitar fraudes.

Pero la llegada de los coches nuevos también plantea un escenario de incertidumbre para el sector. Cada vez más complejos tecnológicamente, como también en sus mecánicas:los vehículos híbridos y eléctricos crecen y los autónomos están llegando a la puerta. “Si el envejecimiento del parque es un problema, la tecnología es una oportunidad, una ayuda, una bendición”, explica Barea. La inversión en formación del personal y en nuevos equipamientos se hará necesaria, lo que puede dejar en una situación de vulnerabilidad a los negocios más pequeños. “El taller independiente tiene un reto a la hora de actualizarse con la tecnología. Se tendrá que formar en la parte del vehículo conectado, el eléctrico, incluso las carrocerías han cambiado: ahora hay materiales como el aluminio, la fibra de carbono... Eso requiere inversión, si les compensa”, añade José Luis Gata, de Audatex, quien habla de una “selección natural” de talleres:“El que tenga alrededor un parque muy envejecido va tenerlo difícil”. “La incertidumbre hacia la siguiente tecnología disruptiva siempre ha existido. Creo que en España estamos en la mejor disposición para adaptarnos a esto”, opina Jaime Barea.

Una buena vara de medir es, a partir de hoy, el salón Motortec Automechanika Madrid, organizado por Ifema y que reúne a cerca de 700 empresas de 29 países, que muestran su oferta de productos y servicios de posventa. Hasta el 18 de marzo, los pabellones 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7 de Feria de Madrid, sumando entre todos hasta 40.000 metros cuadrados de superficie expositiva, serán escaparate de los últimos avances, tecnologías e innovaciones para el mantenimiento y puesta a punto de esos más de 26 millones de automóviles que circulan por España.

Y, precisamente, la tecnología es uno de los grandes focos de atención de la feria. Los avances técnicos más novedosos se encuadran en la Galería de Innovación de Motortec Automechanika Madrid, un espacio ubicado en el pabellón 7. En total, se han presentado 55 productos de 37 empresas, duplicando el número de propuestas que participaron en la última edición. Gregorio Serrano, director general de Tráfico, inaugura una edición en la que se espera superar los 51.000 visitantes de la anterior.

Los coches jóvenes van al concesionario

La elección del taller al que llevar el coche tiene mucho que ver con su antigüedad. Según un estudio de Audatex, la mayoría de los automóviles de hasta cinco años son reparados en los propios concesionarios. La cuota de estos sobre los vehículos de este tipo es del 58%, mientras que el 42% restante corresponde a talleres independientes. Por su parte, las reparaciones de los automóviles con un tramo de edad comprendido entre seis y diez años se realizan, en un 72% de los casos, en talleres independientes, por un 28% de los concesionarios, nada menos que 30 puntos porcentuales por debajo de la cuota que tienen entre los coches nuevos. Esto tiene su explicación en que, a partir de los seis años, la garantía de mantenimiento que aporta el fabricante al adquirir alguno de sus modelos ya ha desaparecido en la mayoría de los casos.
En cuanto al precio de las reparaciones, el 56% de estas tienen un importe inferior a los 600 euros. Aunque son mayoría en número, la incidencia sobre la facturación total de las operaciones menores es del 20%. Esto se traduce en que las reparaciones más rutinarias para los talleres son también las menos relevantes en las facturas. En el lado contrario, las que superan los 3.000 euros apenas representan el 4% del total, pero en cuanto a su incidencia sobre la facturación, esta es del 23%, casi una cuarta parte del total. A partir de estas cantidades, los usuarios prefieren destinar ese dinero a adquirir otro vehículo, ya sea usado o nuevo.

Normas