Oficinas

Así es la nueva sede de EY: sin despachos ni papeles

La firma de servicios profesionales, antes Ernst & Young, ya ocupa las oficinas de la Torre Azca en Madrid, propiedad de El Corte Inglés.

Ernst & Young Ver fotogalería
Una de las zonas de trabajo generales de la Torre Azca.

Los bancos ya no necesitan oficinas para prestar servicios financieros. En no mucho tiempo, los coches no necesitarán conductor. Y de la misma forma, una auditora no necesita papeles para desarrollar su actividad. O al menos, no tantos como antes.

La firma de servicios profesionales EY, antes Ernst & Young, ocupa desde hace escasas semanas su nuevas oficinas en Madrid, después de años en la emblemática Torre Picasso, donde compartía espacio con la competencia, Deloitte. Sus 2.500 empleados se han trasladado, de forma escalonada, a la Torre Azca, antes Torre Titania, el edificio de 20 plantas propiedad de El Corte Inglés ubicado en el distrito financiero Azca, donde se levantaba la Torre Windsor hasta que un incendio la convirtió en cenizas en 2005 y que, precisamente, ocupaba Deloitte. EYes su primer inquilino, con un acuerdo a largo plazo, y tras 14 meses de trabajos de la mano de CBRE, BICG y Kreab. Así, la firma consigue un objetivo que perseguía desde hacía tiempo:tener un edificio representativo, con su logotipo en la fachada.

La nueva sede de Madrid, en la que ocupa 11 plantas y una superficie total de 20.000 metros cuadrados, además de 450 plazas de aparcamiento, es una de las primeras de EYen todo el mundo en adaptarse a su nueva filosofía, Workplace of the future :“Una forma de trabajar flexible, colaborativa, sostenible y más digital”, afirmó hoy el presidente de la compañía en España, José Luis Perelli, en la presentación de la sede. Este, como el resto de los empleados, no tiene despacho. Se ha optado por un sistema de espacios abiertos, sin puestos fijos, y donde los papeles deben desaparecer al final del día. Lo único asignado de forma personal es una taquilla. Eso sí, Perelli y el resto de socios de la firma sí tienen lugares preferentes, pero si no están, pueden ser ocupados por otros.

“El objetivo es que todos aprendamos de los demás. Creemos que los mileniales tienen mucho que ofrecer a los sénior, y estos les pueden aportar su conocimiento trabajando todos juntos”, explicó el director de recursos humanos de EY, José Luis Risco, que resaltó el papel de las nuevas oficinas como un elemento diferencial “que permita atraer talento, siendo más atractivos para las siguientes generaciones”. Uno de sus valores añadidos es el centro de inteligencia artificial que ocupa una de sus plantas y que da servicio a la región EMEA. Además, a escasos metros de la Torre Azca, en la Torre Mahou, EY ha ocupado 2.000 metros cuadrados adicionales con el mismo diseño y funcionamiento.

El hecho de no estructurar el trabajo en puestos fijos le permite a la auditora ganar en espacios comunes. Hay hasta 375 de este tipo, entre zonas de encuentro informales y salas de reuniones, mientras que la proporción de sillas de trabajo es de una por cada dos empleados. Según datos de EY, solo el 43% de sus profesionales coincide en la oficina en el mismo momento. “Ahora somos más eficientes y tenemos horarios más racionales”, añadió Risco. La instalación podría acoger a otros 1.000 trabajadores si fuese necesario. Y en unos años, puede serlo:“En 2016 tuvimos 1.300 contrataciones. Somos más de 3.500 en España y crecemos a doble dígito. Queremos ser la firma más admirada del sector”, declaró Perelli.

Este confirmó que el modelo aplicado en Madrid se replicará en las sedes de Barcelona, donde trabajan 700 personas, Málaga, que verá duplicado su espacio disponible, y Valladolid cuya oficina será reformada íntegramente. El objetivo es finalizar la adaptación antes de que acabe 2017.

Normas