Editorial

Las cotizadas recuperan musculatura

Las grandes empresas cerraron 2016 con un repunte del beneficio del 67%

Las cotizadas recuperan musculatura

Las empresas del Ibex tienen razones para hablar de 2016 como un año de vacas, si no gordas, sí bien alimentadas. Tras un primer semestre que hacía presagiar pocas alegrías, con una caída del beneficio del 12%, las grandes empresas cerraron el ejercicio con un sustancioso repunte del 67%, hasta 34.000 millones, a salvo de que se publiquen las cifras de Inditex, que cierra sus cuentas el 31 de enero. Pese a la recuperación de músculo que evidencian estas cifras, fortalecido también por una reducción del endeudamiento en el año, el volumen de beneficios está todavía lejos del que se presentaba en los años de alegría anteriores a la crisis, cuando las cotizadas del Ibex ganaban por encima de los 50.000 millones. Solo un año antes de la irrupción de la crisis que se llevó por delante los fundamentos de la economía española, las grandes empresas cerraron su ejercicio con unos beneficios de 54.900 millones, el máximo hasta la fecha. 

Pese a ello, el año pasado tres empresas (ArcelorMittal, Indra y Repsol) salieron de números rojos y solo una sociedad (Banco Popular) cerró el ejercicio con pérdidas, como consecuencia de las fuertes provisiones que la entidad tuvo que realizar para sanear su balance. El cierre de Popular, con números rojos de casi 3.500 millones, deslució el agregado de los resultados de un sector financiero que, de no ser por ello, habría terminado 2016 con un aumento del beneficio superior al 10%. También las energéticas exhibieron fortaleza en 2016, con un beneficio que creció un 78%, un fuerte incremento en el que tiene un peso destacado la remontada de Repsol. Entre los valores que más mejoraron sus resultados en 2016 destaca Merlin, Telefónica, Meliá y Técnicas Reunidas.


A pesar de la mejora de resultados, las empresas han afrontado vientos en contra, reflejados en una bajada del negocio en el mercado interior de casi el 6% y, en menor medida, en el exterior. Aun así, el peso del negocio internacional siguió creciendo a pesar del contexto plagado de incertidumbres geopolíticas o el estrechamiento de los márgenes para una banca obligada a operar en un entorno de tipos de interés cero.


Buena parte de esos factores siguen presentes en el ejercicio actual, como es el caso de un brexit cuyo diseño de línea dura tendrá consecuencias para las empresas que todavía resulta difícil calibrar en toda su amplitud, la proteccionista política comercial de la nueva Administración Trump o los resultados de los comicios que se celebran este año en varios países europeos. En ese contexto, las grandes cotizadas afrontan el reto de seguir mejorando resultados, saneando sus balances y diversificando el negocio en una coyuntura de recuperación económica, pero también de cambios e incertidumbres.

Normas