Ajuste laboral
Ahorro Corporación
Sede de Ahorro Corporación en el Paseo de la Castellana de Madrid.

El dueño de Ahorro Corporación despedirá al 50% de la plantilla

Ahorro Corporación pasará en unas semanas al control de StormHarbour. La firma británica, que acordó la compra en noviembre, prevé sustituir a la cúpula directiva y planea despedir a más del 50% de la plantilla, actualmente formada por unos 150 trabajadores.

El antiguo brazo inversor de las cajas de ahorros tendrá un nuevo dueño de pleno derecho a finales de marzo. La firma británica StormHarbour espera para entonces haber recibido el visto bueno de la CNMV.

Pero ya existe un plan de negocio para relanzar la entidad. Los inminentes propietarios pretenden facilitar la salida de la actual cúpula, formada por Blanca Rivilla, su directora general, y su segundo, Andrés Guiteras. El objetivo es profesionalizar la gestión al máximo y también reducir la masa salarial para hacer rentable el grupo.

Jorge Gil Lozano, presidente no ejecutivo de Ahorro Corporación, salió de la compañía tras su despido fulminante de Cecabank el pasado octubre. Ignacio Ezquiaga Domínguez, director de Finanzas de BMN, es el presidente interino hasta que entre el nuevo equipo gestor. Enrique Sánchez del Villar también abandonó la firma, de la que era director general, para ir a Unicaja Banco como consejero delegado.

StormHarbour está especializada en el sector financiero y tiene oficinas en Londres, Nueva York, Hong Kong, Tokio, Lisboa, Nicosia, Houston, Los Ángeles y Dubai.

La actual plantilla está formada por unas 150 personas y el objetivo es reducirla en al menos la mitad. Las áreas susceptibles de sufrir los recortes son las de back office, riesgos y la de sistemas de liquidación, según fuentes que conocen las intenciones del grupo inglés, que tendrá en torno al 50% del capital y que dará entrada a otros accionistas con un porcentaje similar. El departamento de análisis será preservado, si bien la parte dedicada a estudios de coyuntura económica puede ser prescindible en la nueva estructura.

Fuentes de StormHarbour han declinado realizar comentarios sobre esta información y señalan que será cuando se apruebe la adquisición por parte del organismo supervisor que preside Sebastián Albella cuando se tomarán las decisiones.

Las condiciones económicas de los despidos, que no ha sido comenzado a negociarse oficialmente, serán similares a las del ejecutado en 2015. Ese año, salieron 99 personas, con sueldos medios en términos generales, a las que se abonó una indemnización conjunta de 9,3 millones de euros. Se abonaron 38 días por año trabajado, más un plus de antigüedad, con un límite de dos anualidades y 200.000 euros por empleado.

Las fuentes consultadas señalan que esta vez las dianas de los despidos serán empleados con sueldos elevados y añaden que en la nueva estructura salarial se tratará de realizar una vinculación directa entre el sueldo y los resultados.

También está por ver si la nueva Ahorro Corporación mantiene su sede histórica en el Paseo de la Castellana 89 de Madrid, una vez realizado el ajuste de personal.

El edificio se vendió a Corporación Financiera Alba, el brazo inversor de la familia March, en 2015 por 147 millones de euros, con el compromiso de que Ahorro Corporación siguiera alquilada. Las condiciones pueden ahora renegociarse.

La oferta liderada por StormHarbour, claramente por encima de los 20 millones de euros, desbancó a la del bróker portugués Orey, a la del fondo de capital riesgo Gala Capital, a la de Renta 4 Banco y a la de Kepler Cheuvreux. StormHarbour ya intentó comprar en abril del año pasado la gestora de Banco Madrid, finalmente adquirida por Trea AM.

StormHarbour está especializada en el sector financiero y tiene oficinas en Londres, Nueva York, Hong Kong, Tokio, Lisboa, Nicosia, Houston, Los Ángeles y Dubai. En España, está pilotada por Gonzalo Chocano.

Empleados

El brazo inversor de las antiguas cajas de ahorros ha sufrido continuas reducciones de plantilla en los últimos años. Su número de empleados superaba los 400 en 2012 y ahora son alrededor de 150 personas.

La reducción se ha debido también a la desconsolidación de negocios, como la gestora, vendida a Abanca en 2014. En agosto de 2016, el banco vendió el 62% a Miurex, sociedad de Pedro López.

Dejar atrás las pérdidas y ser un banco de inversión

Hasta ahora, el antiguo gigante de las cajas de ahorros estaba participado por Cecabank, con un 14,4%, y KutxaBank, con un 11%, como máximos accionistas. También tenían participaciones, inferiores al 5%, BMN, Bankia, CaixaBank, Liberbank, Ibercaja y EspañaDuero, propiedad de Unicaja. Incluso BBVA tenía una participación, debido a las compras de Unnim y Catalunya Banc. Pero el proceso de consolidación bancaria fue erosionando las sinergias que el grupo mantenía con sus accionistas que, al mismo tiempo, eran sus principales clientes.

La filial que aúna los servicios de intermediación, Ahorro Corporación Financiera, es uno de los grandes sustentos de la compañía, con una cuota de mercado en 2015 en renta variable del 1,6% y del 26,4% en deuda. Esta sociedad de valores estaba tasada en unos 42 millones de euros, según el informe anual del grupo correspondiente a 2015.

Ahorro Corporación financiera finalizó ese ejercicio con un beneficio neto de 35,8 millones de euros, si bien las desinversiones propulsaron los beneficios extraordinarios, puesto que registró unas pérdidas operativas de 24,4 millones. El ejercicio pasado, Ahorro Corporación finalizó con pérdidas operativas millonarias y el objetivo de los nuevos propietarios es llevar la firma a break even. Es decir, que la última línea de la cuenta de resultados quede equilibrada, sin pérdidas ni ganancias significativas– en principio. La misión de StormHarbour es convertir a Ahorro Corporación en una referencia en el mercado de operaciones corporativas. Un banco de inversión que tendrá que contratar a personal cualificado, bien sea individualmente, bien equipos completos. La ventaja frente a otros jugadores locales, como Alantra, GVC Gaesco Beka o Renta 4 está la presencia de StormHarbour en el extranjero.

Normas
Entra en EL PAÍS