Banco Popular

Saracho ‘examina’ al equipo directivo para hacer cambios

El presidente de Banco Popular quiere dar la vuelta al consejo y al orgaigrama

GRA056. MADRID, 20022017.- Emilio Saracho, presidente de Banco Popular el lunes en la junta de accionistas de la entidad
GRA056. MADRID, 20/02/2017.- Emilio Saracho, presidente de Banco Popular el lunes en la junta de accionistas de la entidad EFE

Emilio Saracho ha decidido dar la vuelta al consejo de administración de Banco Popular lo mismo que a su cúpula directiva. Son, según varias fuentes, asignaturas pendientes del banco que, tradicionalmente ha tirado de su cantera para formas su organigrama.

El recién nombrado presidente de Banco Popular, Emilio Saracho, tiene un gran reto por delante. Conseguir que Popular pueda volver a presumir de ratios de eficiencia y de rentabilidad se ha convertido en una tarea muy complicada. Varias fuentes financieras aseguran que una de las medidas que quiere llevar a cabo Saracho en los dos próximos meses es dar un giro al consejo de administración, tarea que ya ha comenzado, y al organigrama.

De momento, en su primer consejo de administración como presidente ya decidió nombrar a dos consejeros independientes: Carlos González Fernández (expresidente de Deloitte), y a Antonio González-Adalid (presidente y consejero delegado de Cartera Industrial Rea, así como consejero de Europac y de Tubacex). Este último, de hecho, fue candidato para presidir Popular, junto a Saracho y Manuel Pizarro.

En la próxima junta de accionistas de abril, en la que el banco aprobará sus cuentas correspondientes a 2016 y que tanta polémica levantó en la junta al llegar a unas pérdidas de 3.485 millones de euros, se propondrá también el nombramiento de otros dos o tres consejeros nuevos, también independientes. Todo depende de si finalmente hay dos o tres consejeros que quieran salir de la entidad, aunque no les cumpla su mandato. Varias fuentes, de hecho, aseguran que, de momento, hay dos vocales que estarían dispuestos a dejar sus sillones en la entidad.

Pero al margen del consejo, el nuevo presidente también tiene la intención de dar un giro a la cúpula directiva, pese a que el nuevo organigrama apenas tiene menos de cinco meses. De hecho, fue una de las primeras medidas que adoptó el consejero delegado, Pedro Larena, a su llegada a Popular en septiembre. El cambio en la cúpula directiva no afectaría a Larena, quien cuenta con el apoyo de todo el consejo y del presidente. Larena fue fichado en julio del pasado año tras la salida de Francisco Gómez.

Hasta el momento, y con la excepción del actual consejero delegado y del nuevo presidente, Popular siempre ha tirado de su cantera de directivos para formar su organigrama. La idea de Saracho ahora es, dentro de lo posible, realizar fichajes. El número uno de la entidad ya se ha reunido con varios directivos, pero no con todos. Será tras este examen cuándo decida qué cambios tiene que abordar en el organigrama, pero se prevé que los cambios se realizarán en los dos próximos meses.

Normas
Entra en El País para participar