Absentismo laboral

Arroyomolinos paga 300 euros más al año a sus funcionarios si no faltan

El Ayuntamiento entiende la medida como un reconocimiento al esfuerzo de su plantilla

La tasa de absentismo del Consistorio se sitúa en el 3%, lejos del 5,65% de media nacional

Interior del Ayuntamiento de Arroyomolinos (Madrid).
Interior del Ayuntamiento de Arroyomolinos (Madrid).

Los 250 empleados del Ayuntamiento de Arroyomolinos, una población de Madrid que este año superará la barrera de los 30.000 habitantes, acaban de cobrar en la nómina de enero el complemento pactado con los sindicatos que premia la asistencia.

Tal y como explica el primer teniente de Alcalde y concejal de Personal, Juan José González Arroyo, se trata de una prima de 300 euros brutos para todos aquellos empleados que no hayan faltado un solo día a su puesto, 200 euros para quienes solo se ausentaron dos días y 100 euros para quienes causaron baja un máximo de cuatro días.

González Arroyo niega que se trate de una medida para combatir el absentismo, puesto que la tasa que tiene el Consistorio apenas llega al 3% de la plantilla, cuando la media del conjunto de la economía española, según Amat, se situó en 2016 en el 5,65% o lo que es lo mismo, el equivalente a que más de 900.000 trabajadores faltaran a su trabajo todo el año pasado.

“Es más un reconocimiento al esfuerzo que realizan los funcionarios y el personal laboral de este ayuntamiento cada día”, asegura el número dos del Consistorio gobernado desde 2015 por una coalición de partidos liderada por Ciudadanos.

“La iniciativa surgió de los sindicatos y, una vez analizada, el Consistorio decidió aprobarla como compensación a la desidia demostrada por el anterior equipo de Gobierno (PP) que durante nueve años no aprobó ningún ascenso y condenó a esta plantilla a no tener una atractiva carrera profesional por delante”, explica el edil de Personal.

Además, González Arroyo se muestra más partidario del premio o reconocimiento al trabajo bien hecho que de los castigos. Sobre si el Consistorio puede o no permitirse este incentivo, recuerda que Arroyomolinos cerró 2016 con superávit, sin deuda y un cómodo remanente de tesorería.

Normas