Modelo de financiación

Los expertos piden que País Vasco y Navarra aporten a la solidaridad

Cuatro miembros de la comisión de expertos defienden que los mecanismos de solidaridad interterritorial incluyan a País Vasco y Navarra.

Reparto sistema financiación Ampliar foto

La Red de Investigadores en Financiación autonómica y Descentralización financiera en España (Rifde) ha elaborado un informe en el que reclama que los mecanismos de solidaridad del nuevo sistema de financiación incluyan a País Vasco y Navarra. En este trabajo han participado cuatro académicos que forman parte de la comisión de expertos elegida por Hacienda para revisar el actual modelo.

Las claves del debate

Uno sabe cómo empiezan las reformas del modelo de financiación autonómica, pero nunca cómo acaban. Se trata de un debate en el que se suelen mezclar los criterios económicos y políticos y en el que nunca faltan los agravios comparativos entre comunidades ricas y comunidades pobres. Estos los puntos que marcarán la negociación:

Autonomía fiscal
Las comunidades tienen mucha competencia en el gasto, pero tiene menos capacidad de decisión en los ingresos. Las comunidades, especialmente aquellas con mayores recursos, reclamarán una mayor autonomía en la recaudación fiscal.

Grado de nivelación y principio de ordinalidad
La solidaridad interterritorial está garantizada en el nuevo sistema de financiación. La duda es si debe existir una nivelación total o parcial, es decir, si la redistribución afecta a todos los servicios o solo a los fundamentales. Otra cuestión que deberá dirimirse es si se respeta el principio de ordinalidad para que el sistema reduzca las diferencias entre las comunidades ricas y pobres, pero sin invertir sus posiciones en el ranking de financiación per cápita.

Calcular las necesidades de gasto
El sistema de financiación se articula a través del cálculo de las necesidades de gasto. Actualmente, el modelo tiene en cuenta, en distinto grado, variables como el envejecimiento de la población, los habitantes menores de 16 años, la superficie o la dispersión. En función de sus particularidades, las comunidades defenderán qué variables deben tener más peso a la hora de determinar las necesidades de gasto.

Armonización en fiscalidad patrimonial
Se debatirá fijar un gravamen máximo y mínimo en el impuesto sobre el patrimonio y el de sucesiones y donaciones.

Una de las grandes reformas que se abordará este año será la aprobación de un nuevo modelo de financiación autonómica, el sistema por el que se determinan el reparto de los recursos públicos entre comunidades. El Gobierno ya ha elegido a 21 expertos que mantendrán su primera reunión mañana. Cada comunidad autónoma ha elegido a un académico que les representará y el Gobierno ha escogido otros cinco. Cataluña, inmersa en el proceso soberanista, es la única de las comunidades de régimen común que ha renunciado a escoger un representante. País Vasco y Navarra, que cuentan con sistemas forales, tampoco están en la negociación.

Sin embargo, la situación particular de ambas comunidades sí que es objeto de debate entre los expertos, que consideran que País Vasco y Navarra cuentan con una situación de privilegio que debería modificarse. La Red de Investigadores en Financiación Autonómica y Descentralización (Rifde) publicó ayer un informe en el que defiende que los mecanismos de solidaridad del futuro modelo de financiación autonómica incluyan también al País Vasco y Navarra. Ambas comunidades cuentan con una gran autonomía fiscal, recaudan sus impuestos y a través de una negociación bilateral con el Gobierno ceden una parte de los ingresos a la Administración central. La idea es que ambas comunidades, sin perder sus particularidades forales que están consagradas en la Constitución Española, aporten más a la caja común a través de una revisión del cálculo del cupo, es decir, de la aportación a la caja común.

En el informe han participado cuatro profesores que estarán en la mesa de expertos que debatirá el nuevo modelo y en representación de sus respectivas comunidades. Son Santiago Lago Peñas (Galicia), Alain Cuenca (Aragón), Carlos Monasterio (Asturias) y Francisco Pérez García (Valencia). Aun así, aclaran que la postura defendida colectivamente en el estudio no necesariamente coincidirá con las opiniones que expresarán a título individual en la comisión de expertos. En cualquier caso, existe un elevado consenso entre los académicos acerca de la necesidad de revisar la situación privilegiada de País Vasco y Navarra. Ambas regiones cuentan con unos recursos por habitante que duplican a muchas comunidades autónomas.

Sin embargo, el Gobierno de Mariano Rajoy –que es probable que necesite al PNV para aprobar el Presupuesto– se ha mostrado reacio hasta la fecha a abrir este debate y el hecho de que ni País Vasco ni Navarra participen en las negociaciones del nuevo modelo de financiación es un reflejo de esta postura.

El informe de la Rifde también rechaza que se intente aplacar el independentismo en Cataluña aprobando una suerte de concierto vasco para la Generalitat. Más allá de la situación foral y del conflicto en Cataluña, el informe se decanta por la supresión de la cláusula de statu quo. El propio estudio incluye una encuesta entre académicos que defiende esta opción. El statu quo garantiza que una comunidad, tras modificarse el modelo de financiación, no recibirá menos recursos de los que gozaba con el anterior sistema. Así, en mayor o menor medida, todas las comunidades deben salir ganando. Para los expertos, ello es inviable y genera distorsiones. Abogan por eliminar la cláusula de statu quo, lo que significa que forzosamente habrá ganadores y perdedores en términos absolutos, no solo relativos.

El informe de la Rifde reconoce que aplicar esta medida supondría un golpe notable para las comunidades que hoy reciben una financiación per cápita superior al resto. En este grupo se encuentran Cantabria, La Rioja o Extremadura. Por este motivo, los expertos abogan por establecer un régimen transitorio que mitigue el impacto sobre estas comunidades y que podría articularse a través de transferencias que quedaran fuera del sistema de financiación. Esta idea también ha sido defendida por Ángel de la Fuente, uno de los sabios elegidos por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Los expertos también abogan por reducir el actual desequilibrio vertical, es decir, dotar de mayor autonomía financiera a las comunidades autónomas que tienen mucha competencia por el lado del gasto, pero un escaso margen real por el lado de los ingresos. Más ambiguos se muestran a la hora de posicionarse acerca de si los mecanismos de solidaridad deben actuar sobre el total del gasto autonómico o solo sobre el que se dirige a los servicios públicos fundamentales.

Normas