Financiación

Edesa se estrena en el mercado de bonos

Facturó 126 millones de euros en 2016, con una previsión de alcanzar los 305 en 2020

Fagor-Edesa Ampliar foto

El fabricante de los electrodomésticos de las marcas Edesa, Fagor y Aspes calienta motores para salir al mercado de deuda. La compañía de origen vasco – Fagor estaba integrada en la Corporación Mondragón– entró en concurso de acreedores en octubre de 2013 y fue adquirida por la catalana CNA en julio de 2014 por 42,5 millones de euros, limpia de cualquier carga.

Beka Finance, Auriga, Mirabaud y RentaMarkets ya han comenzado los contactos con los potenciales compradores de la deuda. Serán bonos de titulización por un importe entre 30 y 60 millones que se venderán en su mayor parte entre clientes de banca privada, sociedades de inversión de capital variable (sicavs) y family offices.

Jorge Ceballos, responsable de distribución de renta fija de Beka, explica que es la primera titulización de este tipo que cotizará en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF). Axesor ha asignado a la emisión un rating de BB, dos escalones por debajo del grado de inversión, pero con “una adecuada capacidad para hacer frente a sus obligaciones financieras”, según la definición de la agencia de calificación. La empresa se propone refinanciar su deuda al unificar la mayor parte de su endeudamiento.

Edesa facturó 126 millones de euros en 2016, con una previsión de alcanzar los 305 millones en 2020. Antes de su caída en desgracia, en el año 2012, las marcas tenían una cuota de mercado del 20,8%, situándose como la segunda empresa del sector, y una facturación de 440 millones.

La emisión está respaldada triplemente. El propio emisor, Edesa Industrial, es el primer responsable de pagar la deuda. La matriz, CNA Group, ofrece también su garantía, con una facturación en 2016 de 147 millones de euros, un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 11,2 millones y una deuda financiera neta de 11 millones. La ratio de deuda financiera neta respecto al ebitda se sitúa, por tanto, por debajo de uno. El tercer aval son los activos industriales de Edesa que se incorporan mediante una promesa de hipoteca mobiliaria, valorados en 75 millones. Esto implica un colchón de 15 millones de euros respecto al máximo de la emisión.

Cláusulas para poder pagar dividendos

La colocación arrancó el pasado 10 de febrero y concluirá mañana. La adjudicación se realizará el día 21. Los vendedores destacan que una de las principales ventajas de Edesa es su internacionalización, pues distribuye sus productos en cinco continentes con un nivel de facturación en el extranjero que representa el 40% del total. La empresa cuenta demás con seis filiales comerciales situadas en Estados Unidos, República Checa, Marruecos, Emiratos Árabes, China y Malasia. CNA Group, por su parte, vende en más de 89 países con el 74% de ventas fuera de España. Edesa se compromete a no repartir dividendos hasta que expire la emisión y CNA podrá entregar como mucho el 25% de sus beneficios si su ratio de deuda neta entre ebitda se sitúa entre 0,5 y 1,5 veces y el 40% si es inferior a 0,5 veces. Si supera las 1,5 veces, no podrá pagar.

Normas