Calificación crediticia

S&P cree que la banca ya ha superado el estallido de la burbuja inmobiliaria

Eleva el rating a largo plazo de Bankia desde “BB+” hasta “BBB-”

Bankia
Logotipo de Bankia

Algo está cambiando en la percepción internacional de la banca española. Apenas un par de días después de que los analistas de Goldman Sachs elogiaran el potencial de las entidades patrias gracias a la mejora de las perspectivas inmobiliarias que tanto las han lastrado en los últimos años, la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor´s (S&P) ha emitido este jueves un informe elevando la perspectiva a largo plazo de buena parte del sector y concediendo el aprobado a la entidad que más ayudas públicas ha requerido. Tras cinco años manteniendo a la firma en la consideración de bono basura, S&P eleva la nota de Bankia de BB+ a BBB-, lo que equivale a concederle el grado de inversión.

La firma de valoración crediticia justifica su decisión por la mejora de la economía española y la persepectiva de mejora del negocio crediticio en el país así como por la capacidad de Bankia para mejorar su solvencia y resultados o para reducir su carta de activos improductivos.

S&P ha publicado su decisión a media tarde, tras el cierre de los mercados en una sesión en la que Bankia se ha revalorizado un 1,7% en Bolsa. La subida se produce en un momento en que se baraja que el Gobierno fusione la entidad con BMN, la otra nacionalizada, si ningún postor privado ofrece una puja adecuada. S&P asevera que de momento no incorpora este movimiento en su valoración.

La nota de Bankia y su matriz

En concreto, la firma de calificación crediticia ha revisado al alza el rating a largo plazo de Bankia desde “BB+” hasta “BBB-”, manteniendo la perspectiva positiva, lo que supone la entrada de la entidad en el grado de inversión tras cinco años en el bono basura y habiendo pasado un año al borde de este logro.

Además, ha revisado su nota a corto plazo desde “B” hasta “A-3” con perspectiva Positiva. Finalmente, ha revisado al alza del rating de la deuda subordinada desde “B+” hasta “BB”. Así lo ha comunicado la entidad financiera en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), al que también se ha remitido un comunicado de su matriz, BFA.

En este caso, Standard & Poor´s ha elevado el rating de BFA a largo plazo desde “BB-” hasta “BB+”, manteniendo la perspectiva positiva. En la misma nota S&P ha ratificado el rating a corto plazo de BFA en “B”.

Valoración de otras entidades

“Los bancos españoles se enfrentan ahora a menores riesgos económicos. Consideramos que los bancos han absorbido los costes crediticios del estallido de la burbuja inmobiliaria, que comenzó hace casi nueve años y de la profunda recesión económica que le siguió”, asumen los analistas de S&P en un análisis más general del sector bancario español, para el que no esperan un impacto relevante ya en provisiones tras provisionar el equivalente al 15,5% de toda su cartera crediticia desde 2008.

Como consecuencia S&P ha revisado esta tarde la nota de buena parte de las entidades financieras del país. Por ejemplo, ha elevado la nota de Bankinter de BBB- a BBB, con perspectiva positiva. Además, eleva la calificación,de Ibercaja de BB a BB+ con perspectiva positiva, y la de Abanca, que pasa de B+ a BB-.

En paralelo, la firma de valoración de crédito revisa a postivia la perspectiva a largo plazo de Banco Santander, CaixaBank, Cecabank, Kutxabank, Caja Laboral Populary mantiene su nota. Por otra parte, la agencia reafirma el rating de BB de Banco Sabadell y mantiene la nota a BBVA.

Por contra, como fruto de esta valoración, S&P, rebaja la perspectiva de Banco Popular de positiva a estable, manteniendo su nota en B+, después de que la entidad perdiera 3.500 millones en el ejercicio que acaba de concluir y ante las dudas que provoca su plan de saneamiento de la pesada carga inmobiliaria con la que cuenta.

Fitch revisa al alza la nota de BPI

La agencia de calificación Fitch revisó ayer dos escalones al alza la nota de solvencia de Banco Portugués de Inversiones (BPI), por lo que la deuda del banco luso dejará de estar considerada como bono basura, un día después de que CaixaBank se haya hecho finalmente con el control de la entidad, al incrementar su participación del 44,5% al 84,5% gracias al éxito de su última opa. En un comunicado, la agencia de calificación de crédito revisó desde BB hasta BBB- el rating de BPI al considerar que CaixaBank respaldará al banco luso “en caso de necesidad”. Fitch otorga a BPI una perspectiva estable. La agencia atribuye la revisión de la nota de solvencia de la entidad a que existe una “alta probabilidad” de que la entidad catalana, con BBB, apoye a BPI en caso de ser necesario.

Normas