Resultados bancarios

Popular pierde 3.485 millones tras dotar 5.700 millones a saneamientos

Larena afirma que, ante la llegada de Saracho, "lo más prudente sería revisar objetivos"

La entidad acusa el impacto de la nueva normativa de morosidad del Banco de España y reconoce que no ha logrado alcanzar el nivel de cobertura previsto

El banco afirma que tiene capacidad de pagar dividendo, pese a que las pérdidas y saneamientos son superiores a lo estimado en mayo

Banco Popular

Banco Popular ha anunciado hoy unas pérdidas superiores a las previstas, hasta 3.485 millones de euros, tras destinar íntegramente el beneficio de 2016 a saneamientos, que en total ascendieron a 5.700 millones. A estos abultados números rojos, de esta manera, han contribuido diversos elementos. Sobre todo los 5.254 millones dotados a sanear créditos e inmuebles. Además, la reestructuración de la cartera ALCO (compuesta por deuda pública) ha costado 107 millones con los que cubrir pérdidas. Se le suma el plan de ajuste, que ha alcanzado 370 millones, los 229 millones correspondientes a las provisiones por las cláusulas suelo y el descenso en la rentabilidad de Targobank y el deterioro en su fondo de comercio, que han tenido un impacto de 240 millones. La reforma fiscal, por último, ha tenido un impacto de 47 millones. 

Excluyendo estos impactos no recurrentes, el beneficio se habría situado en 185 millones, de los cuales 998 millones corresponden al beneficio del negocio principal y unas pérdidas de 813 millones del negocio inmobiliario.

  • Cuenta de resultados

El margen de intereses alcanzó 2.097 millones en el periodo, el 6,9% menos que en 2015. En el cuarto trimestre estanco, esta magnitud mejora y aumenta un 3,4% respecto al trimestre anterior, favorecida fundamentalmente por la reducción de los costes de financiación. Las comisiones netas se reducen, como en la mayor parte de entidades bancarias, hasta 539 millones, lo que supone un 9,5% menos. En el cuarto trimestre, esta partida crece un 5,5% respecto al tercero, con mejoras en seguros, gestión de patrimonio y movilización de fondos. El rentabilidad de operaciones financieras disminuye un 61,2% hasta 201 millones. En el cuarto trimestre se incluye el proceso de reestructuración de la cartera ALCO, sobre todo deuda pública, que a futuro, impactará de forma positiva en el margen de intereses.

Así, el margen bruto alcanza los 2.826 millones, un 17,6% menos que en 2015. Los gastos totales continúan con una evolución muy positiva y, sin tener en cuenta el proceso de ajuste, descienden un 2% respecto a 2015, año en el que ya se habían reducido un 7% respecto a 2014. El banco destaca que el proceso de ajuste supondrá un ahorro de costes anual de aproximadamente 200 millones a partir de este año. 

  • Negocio

Banco Popular asegura en su informe financiero que el negocio principal, sin tener en cuenta las provisiones extraordinarias, presenta una "alta capacidad de generación de ingresos", con un beneficio de 998 millones, una ratio de mora del 6,1% y una ratio de eficiencia del 44,6%. 

Sus cuotas de mercado, según los datos facilitados en su informe financiero, han crecido en el año hasta el 7,75% en créditos (+7 puntos básicos) y al 6,13% la de depósitos (+18pbs).  

El banco ha vendido por primera vez carteras por valor de 621 millones, fundamentalmente, de crédito dudoso, gracias a la gestión especializada de activos no productivos. En este periodo, las ventas de inmuebles alcanzaron los 2.024 millones, con un incremento del 8% en las ventas minoristas. "Esta tendencia debería continuar en 2017, de la misma forma que las ventas en tramo institucional, afectadas en 2016 por la incertidumbre política, que deberían crecer en 2017", asegura la entidad. Por su parte, las ventas de suelo han aumentado el 49% hasta alcanzar los 603 millones €.

  • Solvencia

La ratio de CET1 phased-in (con las reglas que están en vigor en este momento) de cierre 2016 se sitúa en 12.12%, lo que deja un amplio margen sobre el nivel regulatorio de SREP (Supervisory Review and Evaluation Process). La excepcionalidad del trimestre sitúa la ratio fully loaded (teniendo en cuenta las que entrarán en vigor hasta 2019) a cierre de 2016 en 8,17%. Este ratio, que en otras entidades españolas ronda el 11% o supera el 12% (como en el caso de CaixaBank, Bankia o Sabadell), elevará la presión del mercado sobre Popular para realizar una ampliación de capital. 

El banco defiende que cuenta con recursos para general capital, contando con la venta de negocios no estratégicos, que generarían 100 puntos básicos, y con la venta de autocartera y la reducción de minusvalías de renta fija, que permitirían generar otros 105 puntos básicos de capital, además del refuerzo por la generación de beneficios. 

  • Riesgo inmobiliario

Las provisiones de crédito e inmuebles, por un total de 5.254 millones de euros, han superado ampliamente la estimación realizada para esta partida por el banco en la ampliación de capital de mayo, por 4.700 millones de euros. Buena parte de este aumento se debe a la nueva circular del Banco de España, que ha endurecido las exigencias en morosidad y que ha llevado a la entidad a incorporar 2.104 millones de euros de créditos dudosos en el cuarto trimestre. 

El banco señala la reclasificación extraordinaria de activos improductivos no ha permitido alcanzar las coberturas previstas. Así, en términos generales la cobertura por morosidad sube del 42,5% de 2015 al 52,3%, pero en el caso de la cobertura por inmuebles improductivos el avance es mucho menor, del 35,7% al 38,9%. 

A cierre de 2016, Popular suma un volumen de activos improductivos en balance por 35.675 millones de euros, el 6,09% más que en 2015, de los que 16.074 millones de euros corresponden a inmuebles y 19.602 millones a créditos dudosos. "No hay duda de que a partir de ahora los retos son mayores", ha señalado el consejero delegado del banco, Pedro Larena, quien ha reconocido que ante la próxima llegada de Emilio Saracho a la presidencia en sustitución de Ángel Ron "la posición más prudente sería revisar nuestros objetivos"

  • Dividendo

De entrada, el fuerte ejercicio de saneamiento realizado por Banco Popular en el cuarto trimestre del año añade presión a la promesa de recuperar el dividendo con cargo a 2017 lanzada el pasado octubre por Larena.

Popular anunció su supresión con motivo de la ampliación de capital por 2.500 millones de euros comunicada el pasado mayo pero ya en el mes de octubre la entidad comunicó su propósito de volver a retribuir al accionista en 2017, con un pago en efectivo y un pay out en principio del 25% pero que aumentaría al entorno del 40% en 2018. Todo ello bajo los supuestos previstos en la ampliación de capital, que calculaban unas pérdidas para 2016 de unos 2.000 millones y provisiones por créditos dudosos e inmuebles por 4.700 millones de euros. En las cuentas comunicadas hoy, los números rojos ascienden a 3.580 millones y las provisiones por activos improductivos, a 5.254 millones de euros.

El ratio de capital CET1 fully loaded ha caído al 8,17%. Aun así, el consejero delegado del banco, Pedro Larena, ha señalado en la presentación a analistas que Popular tiene una posición de capital "adecuada" y que cuenta con las palancas necesarias para su generación. Y ha confirmado que el banco tiene capacidad para cubrir los pagos de los cupones de cocos y el dividendo.

"Popular va a mantener su cultura corporativa, su modelo de negocio y sus sólidos principios", ha añadido. El banco recibirá a Emilio Saracho como nuevo presidente el próximo 20 de febrero. 

Normas