Telecomunicaciones

Cellnex se refuerza en Europa y suma ya una inversión de 2.200 millones

Su huella llega ya a España, Italia, Francia, Holanda y Reino Unido

cellnex
Tobías Martínez y Francisco Reynés consejero delegado y presidente de Cellnex.

En la primavera de 2015, en los tiempos en los que Cellnex debutaba en Bolsa, su consejero delegado, Tobías Martínez, mandó un mensaje claro a los inversores: el objetivo de la empresa era posicionarse como un actor europeo en el sector de la gestión de infraestructuras de telefonía móvil. Casi dos años después, Cellnex parece haber cumplido los objetivos de este plan estratégico.

Desde principios de 2015, la empresa ha invertido más de 2.200 millones de euros en las distintas adquisiciones. Galata (filial de torres de la italiana Wind), por 700 millones; el primer paquete de torres de Bouygues, por 147 millones; Shere Group, con presencia en Holanda y Reino Unido, por 393 millones; la holandesa Protelindo por 109 millones; la italiana CommsCon, por 19 millones; y ahora, la mayor operación con su gran acuerdo la citada Bouygues, por un importe de 854 millones.

En este caso, Cellnex confirmó ayer ha alcanzado un acuerdo para la adquisición de hasta 1.800 emplazamientos por un importe total de 500 millones de euros, junto con la construcción de hasta 1.200 emplazamientos por un importe total de 354 millones.

“La operación nos hace ganar una gran dimensión europea”, señaló Tobías Martínez a Cinco Días, quien añade que cuando se cierre la operación de Bouygues, la compañía obtendrá más del 50% de sus ingresos fuera de España.. El directivo indicó que el acuerdo con Bouygues llega apenas cinco meses después de su aterrizaje en Francia, lo que implica que hay una gran confianza en la forma de trabajar de Cellnex.

Martínez, igualmente, precisó que el crecimiento registrado por la empresa con la incorporación de nuevas compañías hay ahora que gestionarlo, y advirtió de que “no se trata de de ir a todos los proyectos que salgan”. En este último caso, Cellnex descartó en diciembre la compra de la francesa FPS, que finalmente fue a parar a manos del gigante estadounidense American Tower.

La empresa precisó que la salida de caja provocada por las distintas adquisiciones va en paralelo a la incorporación de estos activos. En el caso del macroacuerdo con Bouygues, Cellnex prevé que el proyecto genere un ebitda anual aproximado de 61 millones de euros cuando todos los emplazamientos se hayan adquirido y construido, excluyendo sinergias. Bouygues será el principal cliente de estos emplazamientos, por un periodo inicial de 15 años que puede extenderse por 15 años más, y con un incremento anual fijo del 2% sobre la tarifa.

Cellnex explicó que la financiación se efectuará mediante caja disponible y flujos de caja futuros de su filial francesa, añadiendo que no tendrán impacto en el rating corporativo actual de BBB-. En este caso, la empresa colocó deuda hace dos semanas por un importe de 350 millones de euros para reforzar su liquidez, precisamente, para afrontar posibles operaciones corporativas. Tras la emisión, pasaba a tener una línea de crédito de más de 900 millones.

La operación recibió la bienvenida por parte de los inversores. Las acciones de Cellnex subieron ayer un 6,3%, volviendo a cotizar por momentos, por encima de 14 euros.

Normas
Entra en El País para participar