Trump dinamita las relaciones diplomáticas

¿Qué se juega EE UU en una guerra comercial con México?

EE UU compra productos mexicanos por 270.650 millones de dólares, el 13,5% del total

¿Qué se juega EE UU en una guerra comercial con México? Ampliar foto

En menos de una semana al frente de la presidencia de EE UU, Donald Trump ha hecho saltar por los aires las relaciones diplomáticas con México y amenaza con dinamitar también las comerciales. Su anuncio de revisar el tratado de libre comercio con sus vecinos México y Canadá (conocido por sus siglas en inglés NAFTA) nada más llegar a la Casa Blanca y la decisión de poner en marcha la construcción de un muro fronterizo con México, que además pagarían los ciudadanos mexicanos, promesas ambas avanzadas en la campaña electoral, han tensado las relaciones con el gobierno de Enrique Peña Nieto. La gota que ha colmado el vaso ha sido el anuncio lanzado ayer de que EE UU establecería un arancel del 20% sobre los productos mexicanos como fórmula para financiar el coste de la construcción del muro, una humillación para el país vecino y ante la que el presidente mexicano ha decidido cancelar la reunión que estaba prevista para la próxima semana con Trump en la Casa Blanca.

La manifiesta hostilidad de Trump hacia México, cargada de mensajes xenófobos, ha bloqueado por el momento la vía política. En lo comercial, Estados Unidos y México mantienen una fluida relación, junto con Canadá, desde que en 1994 entrara en vigor el NAFTA, que ha estrechado intensamente los vínculos entre sus respectivas economías. Pero los planes de Trump de imponer pesados aranceles, llenos de interrogantes y de dificultades para su puesta en práctica, suponen un desafío de gran calado no solo para la economía mexicana sino para la propia economía de Estados Unidos.

¿Qué se juega EE UU en su relación comercial con México?

EE UU exporta a México bienes por 211.850 millones de dólares, el 16% de todo lo que vende al exterior, según datos de noviembre del Departamento de Comercio estadounidense. El país que preside Donald Trump solo exporta más a Canadá –el 18,5% del total, por 245.620 millones de dólares- y al conjunto de la Unión Europea -el 21,9% del total, con Alemania y Reino Unido a la cabeza-.

El valor de las importaciones desde México es superior en 1,278 veces a lo que exporta. EE UU compra productos mexicanos por 270.650 millones de dólares, el 13,5% del total, porcentaje superior al que supone Canadá en sus importaciones (12,7%) pero muy inferior al de China (21,1%), el país que verdaderamente desequilibra la balanza comercial estadounidense.

¿Qué sectores productivos están más en juego?

Las exportaciones de EE UU hacia México se concentran en el sector químico y petrolero, en el de maquinaria y en el alimenticio. Pero si hay un sector especialmente estratégico en la relación comercial entre ambos países es el automovilístico. Las grandes compañías estadounidenses del sector, que tienen una presencia clave en México, ya han sufrido en las últimas semanas la presión de la administración Trump para que frenen sus planes de inversión en terreno mexicano, en favor de Estados Unidos. Así, Ford ha cancelado una inversión de 1.600 millones de dólares para construir una nueva planta en México y General Motors anunció poco después que traslada una pequeña parte de la producción de una de sus plantas en México, donde tiene seis, a EE UU.

Pero se trata de gestos casi simbólicos para compañías profundamente asentadas en México. Alrededor de 1,6 millones de vehículos fabricados en México por valor de 29.400 millones de dólares fueron importados desde EE UU durante los nueve primeros meses de 2016. En 2015, la venta de vehículos a EE UU por parte de México superó los dos millones de unidades, según datos del departamento de Comercio.

¿Qué impacto tiene en el empleo una ruptura con México?

Alrededor de 5 millones de puestos de trabajo estadounidenses dependen del comercio con México, de acuerdo con cálculos recogidos por Bloomberg. A cierre de 2014, las empresas estadounidenses empleaban en México a 1,29 millones de personas, según cifras de la administración estadounidense que no recogen toda la economía sumergida que rodea la relación entre ambos países. Esa cifra supone el 9,4% de todo el empleo generado por compañías de EE UU en el exterior. Los empleos en la industria manufacturera alcanzan los 706.200, el 13,1% del total.

¿Puede realmente EE UU imponer un arancel a México?

Sí, aunque ello suponga romper el NAFTA, renunciando a una renegociación. El portavoz de la Casa Blanca que avanzó ayer la cifra matizó después que es una opción en estudio. Para imponer esa tasa, Trump necesita primero la aprobación del Congreso, dominado por un Partido Republicano tradicionalmente partidario del libre comercio y que va a recibir las presiones de las compañías estadounidenses que exportan a México.

Además, y bajo la legislación estadounidense, el abandono del NAFTA requiere que Trump avise con seis meses de antelación a su término y que las actuales tarifas se mantengan en vigor por un plazo de doce meses una vez finalizado el acuerdo, por lo que EE UU no podría imponer el arancel del 20% antes de 2019, según advierten desde HSBC.

La construcción del muro con México supone una inversión estimada de entre 12.000 y 15.000 millones de dólares, que debería avanzar por tanto la administración estadounidense y que habrá de incluir por tanto en los presupuestos federales, que necesitan la aprobación del Congreso.

¿Cuál es el impacto para México de un conflicto comercial con EE UU?

EE UU es el destino de casi el 80% de las exportaciones de México, cuya economía es altamente dependiente de su vecino del norte. La posibilidad de que Trump llegara al poder ya lastró durante meses la cotización del peso mexicano y su triunfo lo ha debilitado aún más. En los últimos seis meses ha perdido el 11,7% y cotiza en mínimos históricos de 21 unidades por billete verde. El Banco de México ha respondido con alzas de los tipos de interés, que comenzaron el año 2016 en el 3,25% y lo finalizaron en el 5,75%.

Citi acaba de rebajar su estimación de alza del PIB mexicano del 2,3% al 1,8% para este año a causa de las incertidumbres que provoca la presidencia de Donald Trump. Goldman Sachs añade que México tiene mucho más que perder en un conflicto comercial con EE UU que cualquier país de Asia emergente.

Normas