Editorial

Apetito por la deuda española

El Tesoro español captó ayer casi 12.000 millones de euros en colocaciones de deuda a diversos plazos a tipos muy razonables y con una demanda muy poderosa, lo que es una señal del ánimo de los inversores con las emisiones de deuda soberana en Europa, pese al riesgo anunciado de una posible subida de los tipos de interés en los próximos meses. En las operaciones de ayer se produjeron dos hechos llamativos: la emisión sindicada a diez años, que capturó 9.000 millones de euros al 1,57%, contaba con una demanda que cuadruplicaba el objetivo del Tesoro; y en la colocación de letras a nueve meses se volvió a marcar un nuevo récord de tipos negativos. Ambos acontecimientos revelan que el apetito de los inversores por el papel soberano no se ha resentido, así como la plena confianza depositada en la economía española, pese a tener ya una deuda que ronda el 100% del PIB. La cuestión es mantener este nivel de confianza, sobre todo cuando la economía mundial está en una encrucijada conceptual, pero que podría decantarse por el proteccionismo y la generación de repuntes inflacionistas y de los tipos de financiación. Mantener la agenda reformista que ha recuperado la economía es clave para que los financiadores del déficit y la deuda española sigan pujando con determinación por el papel emitido por el Tesoro.

Normas