Turismo

Las pernoctaciones hoteleras tocan máximos históricos en 2016

Reino Unido y Alemania se consolidan como los dos mercados emisores más importantes, con un 49,5% del total.

Pernoctaciones hoteleras Ampliar foto

España cerró el pasado ejercicio con un balance de 75,2 millones de turistas extranjeros, lo que supuso un máximo histórico y ganar siete millones de viajeros en tan solo un ejercicio, gracias en gran medida al desplome de la demanda en mercados competidores como Turquía o Egipto. Un incremento de llegadas que ha sido un balón de oxígeno para la industria hotelera. El pasado ejercicio se registraron 330,1 millones de pernoctaciones en los establecimientos reglados en España, lo que supone el cuarto año consecutivo de crecimiento, el nivel más alto de la serie histórica que mide el INE desde 1999 y un crecimiento anual del 7,1% (21,9 millones de pernoctaciones más). De ese aumento, 18,4 millones correspondieron a los turistas extranjeros y 3,5 a los nacionales. Dicho de otra manera que el 84% del incremento de las estancias en hoteles durante el pasado ejercicio tuvo su origen en el turismo extranjero. De las 330,1 millones de pernoctaciones, 216,3 (el 65,5% del total) correspondieron a extranjeros y 113,7 (el 34,5%) a nacionales. Las pernoctaciones del turismo nacional, pese a su modesto avance del 3,2% anual, registraron su nivel más alto desde 2007 y regresaron por lo tanto a niveles precrisis.

Los precios encadenan dos años por encima del 4%

Uno de los argumentos más utilizados por los empresarios hoteleros para rebatir las subidas de impuestos fue el contexto negativo que vivieron desde 2010 a 2013, con un desplome sin precedentes de las pernoctaciones nacionales (13 millones menos).

En esos cuatro ejercicios, los empresarios tuvieron que bajar precios para atraer demanda en tres de ellos y en uno (2011) los precios apenas avanzaron dos décimas. Con la vuelta al crecimiento del PIB en España, los empresarios optaron por volver a subir tarifas. En 2014 lo hicieron un 1,4% anual, en 2015  un 4,6% y el pasado ejercicio fue del 5,4%.

El análisis por mercados emisores revela el crecimiento de la dependencia de Reino Unido y Alemania. Pese a la fuerte depreciación de la libra esterlina (lo que encarece los viajes a la zona euro) desde que la salida de la UE triunfó en el referéndum de junio, los viajeros británicos no han optado por otros destinos y han sido fieles al mercado español. En 2016 renovaron su primera posición, con 57,8 millones de pernoctaciones, con un avance de 5,7 millones. También Alemania renovó sus segunda posición, con 49,6 millones de estancias, lo que supone 3 millones más que en 2015.

Por destinos, las pernoctaciones crecen en todas las comunidades autónomas, aunque el avance es especialmente significativo en las seis más turísticas. Canarias, Baleares, Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía y Madrid absorben el 90% del turismo extranjero y de igual manera sucede con las pernoctaciones, con un 88% del total. Las cuatro más destacadas son Canarias, Baleares, Cataluña y Andalucía. La primera en esa clasificación es Canarias, con 69,5 millones de estancias, lo que representa un 21,1% del total, seguida por Baleares (58,3), Cataluña (55,3) y Andalucía (51,5).

Un contexto que ha permitido a la industria hotelera, especialmente la que gestiona establecimientos en enclaves de sol y playa, elevar sustancialmente sus indicadores de rentabilidad. El que mide los ingresos por habitación disponible encadena seis años consecutivos de crecimiento y ha pasado de 69,4 euros en 2010 a 79,7 euros en 2016.

Normas