Fiscalidad autonómica

La herencia de Isidoro Álvarez dispara los ingresos por Sucesiones de Madrid

La comunidad recaudó un 40% hasta alcanzar los 461 millones

La mayoría de autonomías reclama armonizar la fisalidad patrimonial

Impuesto sobre sucesiones y donaciones en España pulsa en la foto

Las comunidades autónomas recaudaron hasta octubre del año pasado 2.381 millones por el impuesto sobre sucesiones, un 0,46% menos. Una caída que no se produjo en Madrid, que se benefició de la tributación de la herencia del expresidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez, e ingresó un 40% más. El incremento se produce en un momento en el que la mayoría de comunidades apuesta por armonizar la fiscalidad patrimonial.

El momento de mayor tensión en la Conferencia de Presidentes celebrada el martes se vivió cuando comunidades como Andalucía o Valencia acusaron a Madrid de fomentar el dumping fiscal y ser una suerte de paraíso fiscal interno en el ámbito del impuesto sobre sucesiones. Ambas comunidades aseguran que contribuyentes de sus autonomías cambian de residencia empujados por las ventajas tributarias que ofrece Madrid. Su tesis es que la región presidida por Cristina Cifuentes atrae a contribuyentes adinerados de otros territorios y con ello logra que los incentivos fiscales no se traduzcan en pérdidas significativas de ingresos públicos.

Los últimos datos publicados por la Agencia Tributaria reflejan que la recaudación del impuesto sobre sucesiones entre enero y octubre cayó de media un 0,46%. En el mismo período, Madrid ingresó un 40% más hasta alcanzar los 461 millones, la mayor cifra registrada en el conjunto de comunidades autónomas. Sin embargo, este relevante incremento se debe sobre todo a una operación puntual como es la tributación de la herencia del que fuera presidente de El Corte Inglés Isidoro Álvarez, fallecido en septiembre de 2014. Fuentes conocedoras del caso señalan que la liquidación fiscal de esta relevante herencia se produjo el año pasado y, además, la bonificación del 99% que rige para familiares directos no fue aplicable en el caso del sobrino de Isidoro Álvarez y actual presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno. Ello explica el incremento de los derechos reconocidos por el impuesto sobre sucesiones que registró Madrid. Los ingresos en caja son inferiores porque Gimeno optó por aplazar el pago. En cualquier caso, la estadística de Hacienda imputa el derecho de cobro al ejercicio 2016. En el caso de Álvarez, no hubo duda de que la herencia tributaba según la legislación madrileña. La muerte de la Duquesa de Alba sí generó polémica acerca de si los herederos tributaban en Madrid o Andalucía.

El Partido Popular andaluz ha iniciado una campaña en la que reclama que el Gobierno de Susana Díaz siga los pasos de Cifuentes y elimine totalmente el impuesto sobre sucesiones para los familiares directos. Miembros de la formación política llegaron a señalar que 40.000 andaluces al año se empadronan en Madrid para evitar el pago del impuesto. No existen datos fiables para determinar la existencia de un éxodo fiscal, sin embargo, se trata de una cifra desorbitada e irreal si se tiene en cuenta que la estadística de Hacienda refleja que los contribuyentes del IRPF que en 2015 se trasladaron de Andalucía a Madrid no llegaron a 6.500 personas. Y el camino inverso lo siguieron 2.600 contribuyentes.

En cualquier caso, bufetes de abogados y asesores fiscales aseguran que sí existen casos de deslocalizaciones de personas físicas por motivos fiscales, aunque no es posible estimar su volumen. La legislación también establece ciertas barreras. Así, en el caso de una herencia se aplica la normativa de la comunidad en la que el fallecido hubiera vivido los últimos cinco años. No sirven cambios de residencia exprés. El mismo período de cinco años se fija cuando se trata de donaciones en vida. En este caso, se tiene en cuenta la residencia de quien recibe el bien, aunque cuando se dona una vivienda se tributa en el lugar donde se ubica el inmueble.

El PP andaluz señala que si el Gobierno de Andalucía rebajara el impuesto recaudaría más, reduciría el fraude y pone nuevamente como ejemplo a Madrid. Tomando como referencia la recaudación de los últimos cinco años, Cataluña es la comunidad que más ingresa: 392 millones anuales de media, seguida de Madrid (385 millones) y Andalucía (344 millones). Aun así, en porcentaje sobre el PIB, Asturias figura como la comunidad que más partido saca al impuesto sobre sucesiones. Entre 2010 y 2015, recaudó de media anual 111,5 millones, un 0,5% de su PIB. Le siguen Aragón y Cantabria, con un 0,38%. En términos relativos, Andalucía (0,24% del PIB) recauda más que Madrid, que ingresa de media el 0,2% de su PIB. Es el mismo porcentaje que Cataluña. Aunque Madrid cuenta con bonificaciones mucho más generosas que Cataluña. De hecho, es de las pocas que también ha suprimido el impuesto para las donaciones en vida de padres a hijos.

Fijar bonificaciones relevantes para herencias entre familiares directos es una medida que se ha extendido en la mayoría de comunidades. El Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) señala en un informe que para una herencia de 800.000 euros, la factura fiscal no llega a 2.000 euros en Madrid o Cantabria. En Canarias, que aplica una bonificación del 99,9%, solo se pagan 134 euros (ver gráfico). La Rioja (3.152 euros), Baleares (5.950 euros), Castilla-La Mancha (7.939 euros) y Cataluña (9.796 euros) también mantienen beneficios fiscales, aunque en menor medida. En Andalucía y Asturias, en cambio, la factura ascendería a 160.000 euros. Hacienda ve con buenos ojos reducir estas diferencias.

Normas