Examen a la banca

La Fed eximirá al Santander y BBVA de su examen cualitativo

Las entidades seguirán teniendo que pasar la prueba cuantitativa

Madrid / Nueva York
Janet Yellen, presidenta de la Fed.
Janet Yellen, presidenta de la Fed.

Un cambio en los criterios de evaluación de la Reserva Federal de Estados Unidos, que aliviará el foco que pone sobre las entidades de menor tamaño, evitará a Banco Santander y BBVA someterse a la parte más dura de sus test de estrés, la cualitativa, que se le viene atragantando a la entidad que preside Ana Botín en los últimos años, aunque ambas firmas deberán seguir pasando la cualitativa, confirman fuentes bancarias.

Así, la exención de Santander Holdings USA del análisis cualitativo en los próximos test de estrés de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) facilitará que la filial estadounidense del Banco Santander supere el examen de solvencia de las autoridades norteamericanas después de haberlo suspendido durante los tres últimos años, según informa Financial Times, que señala que la parte cualitativa es la “más exigente” del proceso.

La decisión forma parte de una serie de cambios propuestos por el regulador estadounidense durante el pasado mes de septiembre en lo referente a la metodología de sus test de estrés, que en 2017 no evaluarán cualitativamente la posición de capital de aquellas entidades cuyos activos no superen los 250.000 millones de dólares (236.000 millones de euros), lo que también eximirá de la prueba a la filial en el país de BBVA, BNP Paribas y Bank of Montreal.

En la edición de 2016, Santander USA no superó las exigencias cualitativas del examen de resistencia de la Fed por tercer año consecutivo, mientras que en el análisis cuantitativo obtuvo una ratio de capital de máxima calidad del 12% ante un escenario muy adverso.

El examen de solvencia trata de medir la capacidad de las entidades financieras que gestionan activos de más de 50.000 millones de dólares (47.000 millones de euros) para hacer frente a una crisis y evitar que se reproduzcan situaciones como la que derivó en la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008.

El cambio en la metodología exime de la parte cualitativa a aquellas entidades con activos por valor de entre 50.000 millones y 250.000 millones de dólares (47.000 y 237.000 millones de euros), una exposición exterior inferior a 10.000 millones de dólares (9.500 millones de euros) y un total de activos no bancarios consolidados por debajo de 75.000 millones de dólares (71.000 millones de euros).

Normas