Banca

Oliu critica el "ataque a la banca" por las cláusulas suelo

El presidente del Sabadell dice que podría trasladar su sede fuera de Cataluña sin pasar por junta para estar "a cobijo de la UE"

Compara la sentencia europea contra las cláusulas suelo con “el asalto al tren del correo”

cláusulas suelo
Presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu. ACN

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, ha advertido  de que la entidad podría trasladar su sede en caso de “necesidad” (en referencia a una posible independencia de Cataluña) sin tener que someter esta decisión a la aprobación de la junta general de accionistas. Y ve oportunistas a asociaciones y abogados que piden devolver todas las cláusulas suelo. 

“Es una ventaja que tenemos en caso de que haya algún riesgo que nos pusiera en necesidad de ponernos a cobijo de la Unión Europea”, ha declarado Oliu.

El banquero ha ofrecido hoy una conferencia en la Cámara de Comercio de Sabadell, donde, a preguntas de uno de los asistentes, ha dejado claro que el banco podría cambiar su domicilio social “sin pasar por la junta general”.

Indirectamente, el presidente de Sabadell se ha referido así a la posibilidad de que el gobierno catalán declare la independencia unilateral de Cataluña, una hipotética situación que Oliu siempre ha dicho que no contempla.

De hecho, Oliu confía en que el desafío soberanista que plantea el gobierno catalán se acabará solucionando “dentro los cauces institucionales”, y de forma reiterada ha emplazado a los gobiernos central y al de la Generalitat a dialogar para buscar una salida consensuada a esta situación.

Oliu ha afirmado que las sentencias contrarias a las cláusulas suelo y la del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) no afecta de forma directa a su banco, ya que ha defendido que las cláusulas suelo que incluyó en sus hipotecas eran claras y transparentes y que sus clientes fueron debidamente informados de ello tanto por el personal del banco como por el notario.

El directivo ha recordado que una asociación de consumidores (Ausbanc) “cuyo presidente está en la cárcel por corrupción” promovió una demanda colectiva contra las cláusulas suelo, y que a ella se sumaron otras asociaciones como Adicae e “incluso los jueces”.

“Hay un notario que incluso nos ha reclamado la cláusula suelo. El Lazarillo de Tormes llega a todos los estamentos”, ha afirmado Oliu, que ha comparado la sentencia europea contra las suelo con “el asalto al tren del correo”.

El presidente de Banco Sabadell ha comentado que tras la primera sentencia contraria del Tribunal Supremo por las cláusulas suelo, que obligaba a los bancos a devolver lo cobrado indebidamente desde 2013, muchos bancos españoles “se plegaron” y decidieron suprimir esta cláusula de sus hipotecas, lo que no hizo la entidad catalana, que aún a día de hoy las mantiene, aunque se ha abierto a negociar con los afectados de forma particular.

“Es una situación que tenemos que ir tratando con sentido común, con negociación y con buenas ganas de arreglarla”, ha manifestado Oliu, que considera que sentencias como la del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y las de los juzgados españoles “ponen en duda el sistema contractual que teníamos de referencia” y que consistía en firmar el contrato ante notario.

Oliu ha asegurado que “se ha superado la crisis, porque los precios de los pisos están subiendo”, un dato que ha visto como sinónimo de que la situación económica va bien, después de un descenso de un 37% en los últimos siete años.

Ha pronosticado suaves aumentos para este año, aunque ha matizado que no se volverá a situaciones pasadas por, entre otros factores, la dinámica demográfica.

Asimismo, ha augurado que el crédito “es posible” que suba un 0,5% en España por primera vez en nueve años, y ha vaticinado un crecimiento inferior al de 2016 para España, siendo junto a Irlanda el país que más crezca de la Unión Europea, y ha afirmado que tiene base para que sea sostenido en el tiempo.

En este sentido, ha dicho que existen dos factores de riesgo: las negociaciones del brexit y los eventos de política doméstica, ya que en caso de no haber consensos los rendimientos bajarían “radicalmente”, una situación que ha descartado. 

El presidente de la entidad financiera ha avisado de que la deuda pública sea del 100% del PIB “es demasiado alto para una economía que no está en recesión”, y ha aplaudido la rebaja de la privada, pasando del 218% al 168% del PIB, cifras equiparables a la media europea, ha agregado.

Respecto a la morosidad, Oliu ha avanzado que Banco Sabadell habrá cerrado 2016 ligeramente por encima del 6%, y el objetivo para 2017 es estar por debajo del 5%. 

Ha explicado que la entidad financiera que preside ha recuperado los niveles de beneficio de 2007 y “el reto” en España es poderse igualar con los tres grandes: Banco Santander, BBVA y La Caixa.

Ha considerado buenas inversiones de negocio la implantación en el Reino Unido y el área americana -en Estados Unidos, México y Colombia-, que espera les permita crecer.

Oliu ha dicho que las perspectivas económicas para 2017 “no son nada malas”.

Ha precisado, no obstante, que existen una serie de incertidumbres, principalmente políticas, que pueden afectar a este crecimiento global, como pueden ser las elecciones previstas en Holanda, Francia o Alemania, el proceso de negociación del brexit y, sobre todo, el efecto que tendrán las políticas que implante Donald Trump en Estados Unidos.

Sobre el Reino Unido, Oliu ha explicado que el brexit no ha provocado un “shock” ni un rechazo tan grande como algunos esperaban, pues en el país “no ha perdido peso el sentimiento de unidad nacional”, y todo indica que la economía británica volverá a crecer este año, si bien en tasas bajas.

Ha augurado, eso sí, que las negociaciones del brexit serán “largas y complicadas”, y que probablemente durarán más de los dos años previstos por las autoridades británicas y europeas.

“El impacto negativo que tenga este proceso, que puede durar dos años y medio o siete, dependerá del resultado final y de qué manera se desarrolle todo el proceso. Y ello no dependerá sólo de la voluntad de los británicos, sino también de los europeos”, ha declarado.

Para el presidente del Sabadell, lo que realmente puede desestabilizar la economía mundial es la política que adopte el presidente Donald Trump, que ha ganado las elecciones “con la oposición de la oposición y de su propio partido”, ha señalado. “Tiene un aspecto de película del oeste al que nosotros no estamos acostumbrados y las reacciones de todo el mundo son más bien negativas, pero qué hará, aún no lo sabemos”, ha comentado Oliu.

Por ahora, lo que ya ha anunciado el magnate estadounidense es su intención de recortar impuestos, de incrementar el gasto en infraestructuras, de “desregular” la economía y de establecer un mayor control de la inmigración, principalmente con México, con la construcción de un muro fronterizo.

El presidente de Banco Sabadell cree que Trump no tendrá fácil impulsar algunas de estas medidas, principalmente por la oposición de su propio partido, pero ha subrayado que haga lo que haga su política “condicionará el resto del mundo”.

Ha asegurado, eso sí, que el proteccionismo que aplicará Trump “será menos de lo que ha dicho” y que “quizá el que más reciba será México”, que es el país vecino de Estados Unidos.

Normas
Entra en El País para participar