Editorial

Moderación salarial obligada

No ha llegado la hora de hacer un triple salto mortal y pasar de avances nominales del 1% al 3%, como pretenden los sindicatos

El crecimiento moderado de los salarios es el mejor aliado de la generación de empleo en todas las economías con altas tasas de asalarización, y más en aquellas con muchas actividades alojadas en los servicios de poco valor añadido. En España en los últimos años la contracción de los salarios reales de quienes entraban en el mercado laboral y la contención de los que ya estaban en él ha sido una de las mejores garantías de ganancias de competitividad de la economía, y de recuperación de los niveles de empleo. Tras varios años de crecimiento desaforado de los costes en comparación con los principales competidores industriales, sobre todo los primeros de la era del euro, la economía ha recompuesto las posiciones competitivas en los últimos ejercicios absorbiendo casi en su totalidad los excesos de los primeros años del siglo. Pero el trabajo no está concluido. Mantener el dinamismo de la inversión y de las exportaciones exige mantener bajo control los costes, todos los costes. Ha llegado la hora de recuperar los salarios, como propone la CEOE, allí donde se generan continuos avances de productividad, una variable que solo puede medirse en el ámbito de cada empresa. Pero no ha llegado la hora de hacer un triple salto mortal y pasar de avances nominales del 1% al 3%, como pretenden los sindicatos.

Normas