Estrategia sindical

No habrá pacto salarial si se permite congelar los sueldos

UGT asegura que renunciaría al pacto salarial si los empresarios entran a negociar cambios de calado en la reforma laboral.

Pepe Álvarez dice que la movilización será crucial para subir los sueldos.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, en un desayuno informativo hoy.
El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, en un desayuno informativo hoy.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha puesto hoy una clara línea roja al próximo pacto salarial con los empresarios: los sindicatos no firmarán ningún acuerdo que permita que las empresas y sectores que lo deseen puedan congelar los sueldos. Así, exigirán que, al menos, el pacto recoja "un suelo de incremento salarial mínimo que no sea 0%"

La posición conjunta de partida de CC OO y UGT en esta negociación con CEOE-Cepyme fue recomendar incrementos salariales para 2017 de entre el 1,8% y el 3,5%. Una horquilla, según los sindicatos, acorde con la recuperación y la marcha de la economía. Sin embargo, Álvarez ha denunciado hoy la "cerrazón" patronal a la hora de fijar estas recomendaciones salariales.

Según el líder de UGT, los empresarios quieren que el alza salarial vaya hasta el 1,5%, lo que permitiría a las empresas y sectores que aplicaran un 0% (congelación) allí donde lo estimen oportuno. "No podemos firmar un acuerdo donde el suelo sea 0%", ha insistido Álvarez.

No obstante, dicho todo esto, y ante la dificultad de que patronal y sindicatos lleguen a un acuerdo salarial, el líder ugetista ha dejado claro que si dicho pacto no llegara a firmarse "tampoco pasaría nada (...) para ir a un acuerdo sin bandas salariales es mejor para la negociación colectiva que no haya pacto", ha asegurado.

¿Qué ocurriría entonces? Según Álvarez, solo que la negociación colectiva de este año sería más complicada, "porque obligaría a los sindicatos a ejercer más presión convenio a convenio", pero es algo que no quita el sueño a los líderes sindicales.

Es más, desde UGT estarían dispuestos a renunciar a este pacto salarial, que al fin y al cabo incluye solo recomendaciones, a cambio de que la CEOE accediera a negociar cambios de calado en la reforma laboral. "Esta fórmula debería permitirnos a los agentes sociales acordar aquellos elementos que sirvan para sustituir la derogación de la reforma laboral", ha dicho hoy Álvarez.

No ha concretado, sin embargo, qué modificaciones de la legislación laboral llevarían a los sindicatos a renunciar al pacto salarial, pero todo apunta a que, sobre todo, los sindicatos quieren arrancar de la CEOE un compromiso para erradicar la preminencia de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales.

Si bien, Álvarez ha asegurado ver "poco interés" en la patronal por negociar estos cambios de calado, aunque ha añadido que ese interés, "se puede despertar rápidamente, si el Parlamento empieza a tomar medidas con la reforma laboral, puede que entonces los empresarios se ablanden".

Mantener las movilizaciones

En este escenario, Álvarez ha destacado la importancia de mantener la estrategia movilizadora de CC OO y UGT en la nueva legislatura. Por ello, ha considerado que las posibles recomendaciones salariales que se pacten con la patronal "deben ayudarnos a tirar al alza de los salarios".

Y ha añadido que "en otros momentos (esta recomendación) tenía menos importancia pero ahora es importante no solo la cuantía sino la manera en la que públicamente los sindicatos defendamos esta subida". Es más, ha considerado que "el clima de movilización que mantengamos puede incluso ayudar más a tirar al alza de los salarios que el propio acuerdo con la patronal".

Los PGE marcarán la intensidad de las movilizaciones

La primera prueba de fuego de los sindicatos para revertir las políticas del Gobierno será la próxima convalidación en el Parlamento del Real Decreto que sube las pensiones un 0,25% para el próximo año. Sin embargo, según el líder de UGT, Pepe Álvarez, donde habrá más margen para lograr los cambios que persiguen los sindicatos será en la negociación para los Presupuestos Generales del Estado. De hecho, aseguró ayer que “la intensidad de las movilizaciones vendrá de la mano del fondo de lo que se negocie para los Presupuestos de 2017”.

Junto a esto, Álvarez citó otras dos cuestiones que determinarán la cuantía y el tipo de protestas:el tipo de cambios legislativos en materia laboral que se impulsen desde el Parlamento y la propia marcha de la negociación colectiva.

Respecto a este último punto, el líder ugetista aseguró que “si las negociaciones (con la patronal) no lo remedian, aumentarán las horas perdidas por huelgas y no por una huelga general sino por la imposibilidad de que salgan adelante los convenios colectivos”.

Dicho esto, Álvarez reiteró que “la posibilidad de llevar a cabo una huelga general en los próximos meses sigue abierta, y nunca se ha cerrado”.

Y añadió:“es una opción que no podemos descartar de ninguna de las maneras porque el Gobierno no está negociando nada;ni el salario mínimo, ni la subida de pensiones, ni la garantía juvenil.

En cuanto a la posibilidad de que el PSOEpacte con el PP cambios del mercado laboral que no satisfagan las expectativas sindicales –como ocurrió con el salario mínimo–, Álvarez advirtió a los socialistas: “desde UGTno vamos a hacer nada que ayude al PSOE a no estar de nuestro lado”.

Normas