Editorial

Constructoras con músculo exterior

El futuro que dibuja el sector español de la construcción está netamente en el exterior. Es fuera de las fronteras donde las empresas han encontrado los grandes yacimientos para hacer crecer su cartera –75.000 millones en la actualidad– y, a la vez, un prestigio internacional labrado obra a obra que las sitúa, sin miedo a exagerar, en la primera fila internacional. Pero esa tendencia solo se podrá mantener si además disponen de un importante músculo financiero. Eso hace trascendental el empeño con el que una buena parte del sector acometió en 2016 la refinanciación de su deuda. Nueve grupos han conseguido refinanciar créditos por más de 12.000 millones. En algunos casos lo cierto es que esa refinanciación se hizo para superar situaciones críticas, pero tanto en estos casos como en las compañías sin ahogos financieros la nueva capacidad financiera debe servir para insistir en una internacionalización sin marcha atrás, y además con un mercado doméstico frenado en obra civil. En este saneamiento de la deuda ha sido clave la banca, que ha desempeñado un papel básico, en ocasiones incluso de salvavidas, con un maridaje que debe continuar. Además, para ganar músculo, las empresas han de completar el proceso y desprenderse del lastre de aquellas actividades que no son estratégicas para mejorar el negocio.

Normas