Tecnología

El abrazo entre tecnológicas y automovilísticas acelera el coche inteligente

Ford acuerda con Amazon la incorporación del asistente de voz Alexa en sus modelos

Bob Carter, vicepresidente de Toyota, junto al nuevo Concept-i.
Bob Carter, vicepresidente de Toyota, junto al nuevo Concept-i. REUTERS

Amazon, Google y Nvidia han hecho este jueves de cicerones en el desembarco de las automovilísticas en el mundo de la tecnología. Ford, Volkswagen o Hyundai centraron la feria tecnológica de Las Vegas al anunciar la colaboración con estas compañías con el objetivo de desarrollar el coche inteligente. Han seguido la estela marcada el miércoles por Faraday y han aprovechado para avanzar las novedades que marcarán el desarrollo de los automóviles en 2017, con la introducción de la inteligencia artifical en el desarrollo del software como principales novedades.

El plato fuerte lo ha servido Ford. La enseña estadounidense ha anunciado un acuerdo con Amazon para integrar su asistente de voz, Alexa. A través de esta tecnología, los usuarios de los modelos Focus Eléctrico, Fusion Energi y C-MAX, podrán encender o apagar el motor y abrir o cerrar las puertas desde casa. Alexa también permitirá reproducir audiolibros, buscar ubicaciones y realizar pedidos por Amazon.

El calendario de implantación de este producto está dividido en dos fases. En un primer momento, Ford permitirá controlar el coche desde casa antes de finales de enero. Para verano Alexa estará completamente integrado y ofrecerá un servicio de asistencia al conductor. Así, al estilo de la serie de televisión, el sistema realizará tareas como reproducir CDs o ponga en marcha el GPS.

Mientras que Ford se ha decantado por Amazon, Hyundai ha hecho lo propio con Google. La alianza entre los coreanos y los de Mountain View desarrollará un sistema de voz análogo al de los estadounidenses. También grupo Volkswagen ha apostado por la alianza con grandes compañías tecnológicas para desarrollar su vehículo del futuro, en este caso con NVIDIA. El director de operaciones del consorcio, Johann Jungwrith, ha destacado la colaboración de la empresa californiana en su centro de Sillicon Valley con el que intentarán convertirse en el líder de movilidad sostenible antes del 2025.

Un ejemplo de las aplicaciones de este pacto la anunció Audi. La firma automovilística incorporará un nuevo sistema de conducción pilotada en su nuevo modelo Q7. En este caso, Nvidia ha desarrollado una tecnología que permite que este vehículo se oriente a sí mismo gracias a una cámara frontal.

La apuesta de Toyota, por su parte, ha versado sobre la evolución en la medición de las necesidades de los usuarios. La automovilística japonesa anunció el lanzamiento del Concept-i, un prototipo que a través de un sistema de inteligencia artificial mide las constumbres de los usuarios con el objetivo de potenciar la seguridad en la conducción.

Normas