Entrevista

Alejandro Martínez Borrell: "Las empresas están más sanas que antes de la crisis"

El presidente de Grant Thornton España analiza el clima empresarial que encontrarán los inversores que asistan a la edición 2017 del Spain Investors Day

Alejandro Martínez Borrell, presidente de Grant Thornton España.
Alejandro Martínez Borrell, presidente de Grant Thornton España. Cinco Días

Grant Thornton publica cada tres meses un informe de perspectivas empresariales basado en encuestas a 2.500 directivos de todo el mundo, 400 de ellos en España.

Los resultados de la última oleada, correspondientes al cuarto trimestre de 2016, muestran que el porcentaje de empresarios españoles que ven con optimismo los próximos 12 meses ha aumentado del 41% al 55%, mientras que la proporción de pesimistas ha bajado del 21% al 8%.

El porcentaje que enfrenta 2017 con incertidumbre se mantiene en el entorno del 37%. Este es el clima empresarial que encontrarán los asistentes al Spain Investors Day que se celebrará el 10 y 11 de enero con el patrocinio de la consultora.

Pregunta. ¿A qué atribuyen este repunte de la confianza empresarial?
Respuesta. A la estabilidad política. Esa es la gran diferencia respecto a lo que hemos tenido en los últimos 12 meses. La incertidumbre sobre el desenlace de las elecciones generó un parón inversor. El que ahora haya Gobierno y una actitud de diálogo entre las fuerzas políticas ayuda a que seamos un país más atractivo para invertir.

Si la empresa española fuera capaz de crecer a través de fusiones, tendríamos un país más competitivo

P. La encuesta se realiza a compañías de más de 400 empleados. Pero si le preguntan a las pymes, seguramente no estarán de acuerdo con sus resultados. El año pasado 5.000 empresas de menos de 100 trabajadores se acogieron a concurso de acreedores.
R. Las pymes sufren y han sufrido bastante, pero las empresas grandes también han padecido. Hay que ver las estadísticas con perspectiva. Durante la crisis se produjo una avalancha de concursos, pero así como la tendencia en esos años era creciente, ahora está claramente a la baja. La dimensión media de una empresa en España es un tercio de la de países como Francia, Dinamarca, Reino Unido y Alemania. A pesar de eso, tenemos un nivel exportador brutal y eso incluye a las pymes. Si la empresa española fuera capaz de crecer a través de fusiones, tendríamos un país mucho más competitivo.

P. ¿Qué impacto tendrá la subida de tipos en Estados Unidos?
R. De entrada, abaratará la paridad euro-dólar, lo que potenciará la competitividad de nuestras exportaciones. Vamos a ver cómo reacciona el BCE. Ya ha dicho que va a seguir inyectando liquidez un año más. Es un signo claro de que va a mantener sus políticas más o menos estables. La buena noticia es que nunca en la historia habíamos exportado tanto y tantas empresas [a septiembre pasaban de 46.000, según el Icex]. Y no solo las del Ibex 35. Es generalizado. Si a eso se añaden los vientos favorables del euro-dólar, tendremos una ventaja adicional que nos ayudará a mantener el ritmo de exportaciones, que es difícil de sostener en el tiempo.

P. Pese al optimismo que muestra la encuesta, las compañías españolas deben 915.000 millones en préstamos...
R. Es verdad que la crisis del periodo 2008-2014 pilló a muchas compañías con un alto nivel de endeudamiento. Una de las cosas que tanto empresas cotizadas como no cotizadas han hecho muy bien en los últimos años ha sido adelgazar esa deuda. Es más, el crédito se contrajo porque la cantidad de peticiones bajó. Pero esa contracción ya no se está dando. En general, las compañías son cada vez más rentables y más sanas de lo que eran con anterioridad a la crisis.

París y Fráncfort tienen mejores argumentos que Madrid para suceder a Londres

P. ¿Está la banca preparada para contribuir a esa recuperación?
R. Ya lo está haciendo. En España se puso en marcha un plan de reestructuración bancaria que ahora Italia tiene que afrontar. Ese saneamiento ha permitido que ahora la banca esté en disposición de dar el crédito que las empresas mínimamente solventes precisen.

P. ¿La reestructuración de la banca italiana puede tener un efecto de contagio en España?
R. Italia es la cuarta economía más importante de la UE y puede generar inestabilidad. Lo mismo ocurría cuando España estaba en crisis. Que puede tener un efecto rebote, eso es claro. Pero es un país potente, al que admiro y respeto mucho. Además, Italia tiene a su favor un factor que no tenía España. Ambas economías están muy endeudadas, pero Italia lo está consigo mismo, con sus propios ciudadanos, no con el exterior como España.

P. ¿Y el brexit? ¿Todavía puede generar sobresaltos?
R. Sin duda, hubo miedo a sus consecuencias, pero de momento no se atisban grandes turbulencias. Está por ver en los dos años [de negociaciones] que quedan por delante si va a ocurrir. Pero el interés de Reino Unido y de la UE no es hacerse daño, al contrario, es ayudarse. Estoy seguro de que llegarán a un acuerdo beneficioso para ambas partes. Lógicamente, Europa tiene que dar un aviso de que la salida del club no es gratis.

P. ¿Tiene Madrid posibilidades reales de convertirse en la nueva City?
R. Es un poco complicado. París y Fráncfort van a luchar a tope y sus argumentos económicos son más potentes, ya no como ciudad, sino como país. Eso no significa que Madrid no deba intentarlo, porque España tiene que captar la mayor cantidad posible de instituciones que salgan de Reino Unido.

“Vamos hacia una tasa de paro del 15%”

Alejandro Martínez Borrell
Alejandro Martínez Borrell, presidente de Grant Thornton España. Cinco Días

El último barómetro de Grant Thornton muestra también que el 39% de las compañías españolas planea aumentar su plantilla en 2017 y solo un 3% estima que tendrá que realizar despidos. En la encuesta anterior, la correspondiente al tercer trimestre de 2016, estos porcentajes eran del 37% y 9%, respectivamente, por lo que se puede hablar de una leve mejora en las perspectivas de contratación, si bien la gran mayoría de encuestados, el 58%, mantendrá sus niveles de empleo.

“Las tendencias son positivas”, dice Alejandro Borrell Martínez, presidente de Grant Thornton España. No obstante, recuerda que la situación del desempleo “es desgraciadamente muy diferente a la de la media europea”, donde la tasa de paro se sitúa en el 8,5%.

“Lo importante aquí es de dónde venimos y a dónde vamos”, afirma. “Venimos de un paro del 23%, estamos en torno al 20% y la tendencia es ir hacia el 15%. Sin duda, hay un paro estructural muy elevado. Pero las previsiones del Gobierno son optimistas y entendemos que se van a cumplir. Dentro de eso, tenemos el paro juvenil más alto de Europa y hay, por lo tanto, muchos deberes por hacer”, admite.

En todos los indicadores (facturación, beneficios, exportaciones), las perspectivas españolas mejoran la media de la Unión Europea, y entre las grandes economías del bloque solo las empresas alemanas ven 2017 con mayor optimismo. “Siendo España un país de pesimistas, es una gran noticia”, subraya.

Normas