Editorial

La confianza sube, pero también avisa

La confianza del consumidor cerró 2016 en su máximo anual, tras subir 1,3 puntos en diciembre sobre el mes anterior y situarse en 100,7 puntos. Fue la primera vez en el año que superó los 100 puntos, lo que convierte la percepción en positiva. Con ser bueno, el dato queda aún lejos de los máximos históricos de diciembre de 2015 (107,4 puntos). Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el avance se debe a la mejora de la percepción de los consumidores sobre la situación actual, un indicador que creció hasta 92,2 puntos. Sin embargo, a la vez se registra un ligero retroceso de las expectativas, hasta 109,3 puntos. La parte más positiva es que la confianza de los consumidores ha logrado superar las notables caídas experimentadas en septiembre y octubre. No obstante, de los datos se desprende desconfianza sobre el futuro a tener muy en cuenta, y más en un nuevo entorno de precios encaminados al alza. De hecho, aunque el optimismo siga siendo mayoritario, pierde posiciones. Algo repetido a lo largo del año y reflejado en una evolución muy desfavorable de las expectativas tanto de la situación económica del país como de los hogares y del mercado de trabajo. Y ello, mientras el 45,4% de los encuestados señala que “llega justo a final de mes”, y la mayoría dice que cumple sus obligaciones de pago con dificultad.

Normas