Emprendedoras

Filomena Cooper: la ropa de mujer con nombre propio

Tres hermanas madrileñas están detrás de una firma de moda 100% española que ha vuelto a dar trabajo a las costureras autónomas de siempre

Las tres hermanas fundadoras de la firma.
Las tres hermanas fundadoras de la firma.

De las manos de tres hermanas con mucha maña para la costura y los retoques nació Filomena Cooper, una marca madrileña de moda 100% española pero con alma internacional. Las prendas de esta firma pretenden acercase a una mujer de mediana edad a la que le gusta vestir con tejidos de calidad.

“Todo comenzó cuando mis dos hermanas se fueron a trabajar a Canadá e Irlanda y empezaron a realizar retoques para personalizar su propia ropa”, recuerda Soraya Sánchez, una de las fundadoras y responsable de marketing de la firma. De ahí, el trabajo se extendió entre sus amigas y fue en el 2014 cuando decidieron profesionalizarse.

Sus prendas son para mujeres de entre los 25 y 50 años

“El año 2016 nos ha traído la posibilidad de reactivar nuestro negocio, de mostrar nuestras prendas en pasarelas como Code 41 en Sevilla y de lograr que, además de en la web, se pueda adquirir nuestra ropa en tiendas físicas multimarca”, comenta la fundadora.

El próximo objetivo de Filomena Cooper es poder abrir una tienda propia en una zona comercial de Madrid.

Producción

Aunque las tres hermanas Sánchez (Soraya, Sandra y Pilar) saben coser y hacer patrones de sus diseños, cuentan para su producción con una red de expertas patronistas y costureras autónomas. “Hemos dado empleo a mujeres que tradicionalmente se dedicaban a coser para otras firmas textiles y que, con la crisis, habían perdido mucho negocio”, asegura la diseñadora. Gracias a ellas pueden dar vida a sus creaciones.

Filomena Cooper: la ropa de mujer con nombre propio

Lo que más preocupa a las fundadoras de Filomena Cooper es la excelencia de sus telas: “Para nosotras es fundamental contar con tejidos exclusivos de una alta calidad”, apunta Sánchez. Jacquard traído de París, sedas de Japón o los mejores textiles de Alemania, “nos pasamos la vida buscando colores, texturas … buscamos la exclusividad y, por ello, no hacemos nunca más de 10 prendas por diseño”, indica.

Su ropa va dedicada a una mujer desde los 25 a los 50 años: “Creamos todo tipo de ropa muy ponible pero, con el tiempo, nos hemos especializado en las faldas”, dice Sánchez. Con precios medios entre los 100 y los 250 euros por prenda.

“Pusimos en marcha Filomena Cooper con ayuda familiar y unos pocos ahorros, no llegaban a los 70.000 euros. Nosotras trabajamos y pagamos a nuestros proveedores por adelantado, por lo que aún no podemos hablar de beneficios reales, ya que todo lo reinvertimos en la empresa”, explica.

Al nuevo año le piden alcanzar los 600.000 euros de facturación y continuar cosechando éxitos en un mundo (el de la moda) donde parece que todo está escrito.

Historia de una chaqueta

Imagen de la chaqueta hecha en España.
Imagen de la chaqueta hecha en España.

Los desfiles de la pasarela Code 41 Trending Day de Sevilla se han convertido en uno de los eventos de moda del año, donde se dan cita firmas consolidadas e incipientes. En este encuentro tienen sitio desde Agatha Ruiz de la Prada  y sus coloridos diseños, a las pieles de Miguel Marinero o pasean divertidos los pequeños modelos de las firmas infantiles Gocco, (el llamado Zara de los niños) o la aclamada Sophie, tan de moda entre los hijos de las celebrities españolas.

Allí también encontró la fama Filomena Cooper y, “a modo de reivindicación, hicimos una puesta en firme por la moda española: presentamos una chaqueta fabricada enteramente con etiquetas textiles donde se podía leer made in Spain, recuerda Soraya Sánchez. Una iniciativa que logró llevarse de calle a crítica y público.

Normas