Cláusulas suelo

El efecto para el hipotecado de las cláusulas suelo: 3.700 euros más de ahorro

La sentencia del tribunal europeo deja en desventaja a quienes cambiaron a tipo fijo

Cláusulas suelo abusivas. Ahorro para el hipotecado Ampliar foto

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha sentenciado hoy de forma definitiva hasta dónde llega el abuso en las cláusulas suelo de las hipotecas. Y ha establecido que los bancos deberán devolver lo cobrado de más al hipotecado desde la firma del contrato, con carácter retroactivo, y no solo desde mayo de 2013, cuando se pronunció sobre la cuestión el Tribunal Supremo español.

La sentencia es un verdadero golpe para la banca y un alivio los clientes afectados, que recibirán una compensación mucho mayor si el carácter abusivo se hubiese reconocido solo desde mayo de 2013. Los bancos españoles van a tener que pagar a los afectados compensaciones adicionales por la menos 5.000 millones de euros, según cálculos del Banco de España. El cliente se beneficiará en cambio de un ahorro que para una hipoteca media alcanza los 10.340 euros al reconocerse que esa cláusula es abusiva desde la firma del contrato. De haber reconocido el abuso solo desde mayo de 2013, el ahorro para el cliente sería de 6.590 euros. Por tanto, una diferencia de 3.750 euros a favor del hipotecado.

El cálculo, realizado por iAhorro, toma como referencia una hipoteca tipo por importe de 180.000 euros, contratada en junio de 2007 a un tipo de interés variable de euríbor más un punto, a un plazo de 30 años y con un suelo del 3,5%. Y, como explica Pau A. Monserrat, economista de iAhorro, el perjuicio de la cláusula suelo hay que medirlo no solo en los intereses que se pagan de más sino en la velocidad a la que va reduciéndose la deuda pendiente.“Se paga más carga de intereses en la cuota y se amortiza hipoteca más despacio”, señala Montserrat.

Nuevo cálculo de la deuda pendiente

Así, en la hipoteca del ejemplo la eliminación de la cláusula suelo supone también reducir la deuda pendiente en 5.613 euros, que se suman al beneficio que obtiene el cliente con su supresión. El experto financiero recuerda que el Tribunal Supremo solo se pronunció sobre la obligación de pagar los intereses cobrados de más en hipotecas con cláusula suelo considerada abusiva, que no se aplicó con la debida transparencia. No entró a detallar en qué medida, ni con qué retroactividad, hay que recalcular la deuda pendiente y según explica Monserrat, “la interpretación de los jueces de primera instancia obliga normalmente al banco a recalcular la deuda pendiente desde el principio de la hipoteca”. Un aspecto que no se debe pasar por alto ahora que hay una sentencia definitiva sobre esta cláusula.

La desventaja de haber pasado a un tipo fijo

El abogado general del Tribunal Superior de Justicia Europea se pronunció en julio a favor de reconocer el abuso en las cláusulas suelo aplicadas sin la debida transparencia a partir de 2013, limitando por tanto el efecto de las compensaciones. Su dictamen no era firme pero sí establecía un importante precedente favorable a la banca, que se ha vuelto en su contra en la sentencia definitiva. Pero, a modo de prevención, la banca ya ha venido tomando medidas con las que moderar el impacto que una sentencia que reconociera la retroactividad total tendría en sus beneficios.

Los bancos más activos en la venta de hipotecas con cláusula suelo se apresuraron a negociar con su clientela la conversión de estos créditos a una nueva hipoteca con interés fijo. Es el caso de entidades como Sabadell, Popular o Liberbank, que han aprovechado un entorno de tipos cero, en el que el euríbor por fuerza tendrá que subir con el tiempo, para impulsar la contratación de hipotecas con tijo fijo. Solo ahora este escenario está empezando a cambiar ante la expectativa de alza de tipos quizá ya en 2018, si bien la banca mantiene su apuesta comercial por las hipotecas fijas.

Entre un 60% y un 80% de los clientes con cláusula suelo han convertido su hipoteca a interés fijo, según fuentes financieras. La conversión se ha concentrado en hipotecas con un capital pendiente de al menos 60.000 euros, que todavía tuvieran un plazo de amortización por delante de por lo menos 10 o 12 años, señalan.

Para la hipoteca del ejemplo, pasar de un suelo del 3,5% a un tipo fijo del 1,95% resulta en una reducción de la cuota mensual desde los 817,98 a los 705,7 euros. El cambio tipo fijo implica la renuncia a reclamar por cláusula suelo, se establece por contrato privado o en la novación de la hipoteca y en términos claros, según explican fuentes bancarias.

Quienes optaran por la conversión de su hipoteca con suelo a un tipo fijo se pierden ahora la mayor compensación que deberá pagar la banca a los afectados. Así, quien haya mantenido su cláusula suelo podrá ingresar 10.339,22 euros, de acuerdo con la hipoteca del ejemplo, al haberse reconocido la retroactividad total. Además de ver reducida la deuda pendiente en 5.613,94 euros.

Para los conversos al tipo fijo, la única ventaja queda en la reducción de la cuota, sin compensación alguna. Ni por lo pagado de más desde mayo de 2013 ni por lo acumulado desde el momento de la firma.

Normas