Banca

El protagonismo de Crédit Mutuel y Allianz en la dimisión de Ron

El grupo francés quiere crecer en España e intentó comprar oficinas a Popular, pero no se las vendió

Banco Popular
El consejero delegado del Banco Popular, Pedro Larena EFE

El miércoles se reunirá el consejo de Banco Popular. Es el primero que se celebra tras el anuncio de la dimisión del aún presidente Ángel Ron. La decisión de dos de los principales accionistas del banco, Crédit Mutuel y Allianz, ha sido decisiva para el futuro de la entidad. Mientras, el banco ha nombrado a Carmen Riveras responsable de riesgos tras dejar la entidad José María Sagardoy.

Ángel Ron y sus aliados no están dispuestos a ceder su influencia en Banco Popular sin antes jugar todas sus cartas. El banco celebrará consejo de administración mañana miércoles. Será la primera reunión de este organismo tras aceptar Ron su dimisión como presidente del banco y el anuncio del próximo nombramiento de Emilio Saracho, hasta ahora vicepresidente global de JP Morgan, como número uno de Popular durante el primer trimestre de 2017.

La pérdida de los apoyos de dos de los principales accionistas del banco desde hace años, el grupo francés Crédit Mutuel (con el 3,92% del capital de Popular) y el alemán Allianz (con el 3,3%), ha sido determinante para inclinar la balanza hacia el proyecto del inversor mexicano Antonio del Valle, con el 4,25% del capital de la institución, es decir, para la salida de Ron del banco y el nombramiento de Saracho como sustituto.

Ron siempre había contado con el apoyo de ambos grupos internacionales. No en vano, Popular mantiene alianzas comerciales tanto con Crédit Mutuel como con Allianz. El banco con sede en Madrid llegó a un acuerdo con el grupo francés en 2010 por el cual se convertía en uno de sus principales accionistas y para operar conjuntamente en España a través de Targobank, marca creada por la entidad española con 124 oficinas suyas cedidas a esta marca. El francés controla el 51% del mismo, mientras que Popular suma el restante 49%.

Con Allianz mantiene una alianza en seguros desde 1988. Aunque en 2011 Allianz y Popular decidieron reconfigurar su alianza e integraron en un holding común las compañías de vida y pensiones que compartían, así como la gestora de fondos de inversión del banco. Allianz Popular Holding está participado en un 60% por la aseguradora y el 40% restante permanece en manos del banco que aún preside Ron. Allianz llegó a tener casi el 10% del capital de Popular.

Ron pensó que tanto Crédit Mutuel como Allianz le apoyarían, pero desde hacía algún mes el grupo francés estaba dispuesto a oír otras proposiciones. Comenzó a distanciarse de Popular al no haberle vendido oficinas para crecer en España, según explican fuentes cercanas a ambos grupos. Hay que recordar que Crédit Mutuel quiere crecer en el mercado español desde hace ya unos años. Ya ha pujado a finales de 2014, de hecho, por la compra de algunas entidades domésticas como la red y el negocio minorista de Barclays España, que fue adjudicado finalmente a CaixaBank. También se interesó junto con Popular por un paquete de oficinas de Catalunya Caixa (CX), pero su oferta quedó descartada por el FROB.

El objetivo del grupo francés es contar en España con una red de unas 400 a 500 sucursales. Ahora tiene 125. Popular está inmerso en un plan de ajuste que le ha llevado a prejubilar y despedir a unos 2.600 empleados y a cerrar 302 sucursales sin pasar por la posibilidad de cederlas o venderlas a Targobank. Crédit Mutuel está representado en el consejo de Popular por François Martin desde el 29 de septiembre.

Allianz, por su parte, lleva años en el consejo del banco representado por Vicente Tardío. Inicialmente su posición siempre ha estado al lado de Ron, pero ya desde octubre Del Valle intentó captar su voto a favor de su proyecto. Tardío ha querido, según varias fuentes, mantener un equilibrio, pero desde que estalló la crisis en el consejo de Popular ha optado por inclinarse por el que consideraba que podía ser el ganador de la batalla. Desde el primer momento tanto él como el representante francés estaban enterados de los planes de Del Valle. Incluso Tardío ha participado en reuniones con algunos consejeros en la que se estaba fraguando la petición de la dimisión de Ron.

El directivo de Allianz llegó a comentar a Ángel Ron los planes existentes para sustituirle por Saracho, pero también le explicó que su casa matriz en Alemania no quería permanecer en un banco envuelto en intrigas y con un consejo dividido, y así justificó su apoyo final a los planes de Del Valle.

Mientras, Popular ha vuelto a realizar un cambio en el organigrama aprobado en septiembre. Ha nombrado a Carmen Riveras (49 años de edad y 24 en el banco), directora general de riesgos en sustitución de José María Sagardoy, quien se desvincula de la entidad. Riveras entrará además a formar parte del comité de dirección. Este cambio se produce tres meses después de que el banco abordara un drástico giro en su organigrama y en el que se ratificó a Sagardoy en riesgos. Además, es la segunda modificación que se produce en él este mes.

El día 7 el comité de dirección nombró a Rafael Muñoz director general de negocio en sustitución de José Ramón Alonso, quien se jubiló, pese a estar también incluido en el organigrama aprobado en septiembre. Popular también ha nombrado a Isabel Moreno (de 42 años) miembro del comité de dirección, con lo que son dos las mujeres que se sientan en él. Moreno era hasta ahora directora del área de información corporativa y análisis, que pasa a depen_der del consejero delegado, Pedro Larena.

Normas