Editorial

Más formación para emprender mejor

La formación de los emprendedores es una “palanca intensificadora” del conocimiento en las empresas y se manifiesta sobre todo con el aumento de la capacidad a la hora de asumir retos, las mejoras en la gestión y, en fin, el mayor aprovechamiento de las oportunidades de negocio. Cuanto mejor sea la formación de un empresario, de un directivo profesional o de un autónomo mayores serán las posibilidades de competir de su empresa y, por ende, sus expectativas de éxito. El último informe de la serie Esenciales de la Fundación BBVA-IVIE revela datos que invitan al optimismo, pero también a tomar conciencia de lo mucho que queda por hacer. Lo cierto es que la formación de los emprendedores españoles, incluidos en las tres tipologías citadas, ha experimentado un extraordinario avance los últimos años. Si a principios de siglo acreditaba estudios superiores solo el 23,4%, en 2015 ese porcentaje ya está en el 41%, por encima de la media de la UE. Sin embargo, sigue por debajo de países como Francia o Alemania. A la vez, quienes tienen solo formación obligatoria (37%) aún suponen en España el doble que la media de la UE. Todo ello da idea de una gran potencialidad para mejorar, tanto como el hecho de que las mujeres, que cuentan con más formación, representen aún solo un tercio de los emprendedores españoles.

Normas