Ataque en Ankara

El embajador ruso en Turquía, asesinado a tiros

Turquía, Irán y Rusia negocian hoy un alto el fuego en la ciudad siria de Alepo

Un desconocido disparó ayer en Ankara contra el embajador de Rusia en Turquía, Andrei Karlov, que falleció poco después del ataque. El diplomático ruso fue alcanzado cuando estaba dando un discurso durante una exposición de fotos en la capital turca. Este incidente se produce en la víspera de una reunión en Moscú entre los ministros de Exteriores de Rusia, Irán y Turquía para tratar sobre el alto el fuego en Alepo, al norte de Siria.

Las fuentes de la embajada rusa en Ankara indicaron que se podría tratar de un ataque islamista. El atacante era un agente de policía de 22 años que entró en el lugar del atentado usando su placa y fue después abatido por agentes turcos. Identificado como Mevlüt Mert Altintas, se graduó de la escuela de policía de Esmirna (oeste del país) en 2014, agregó el diario Yeni Safak, cercano al Gobierno islamista de Turquía.

“¡No se olviden de Alepo, no se olviden de Siria!", exclamó durante el ataque, "“Solo la muerte me llevará de aquí”, concluyó el hombre en turco, después de gritar varias veces “Alahu Akbar” (Dios es Grande, en árabe), así como otras frases en árabe. Seis familiares del atacante han sido detenidos.

Por su parte, los testigos presentes en el atentado indicaron a diferentes medios turcos que el atacante actuó solo y que sabía que no iba a salir vivo del edificio. “Llevaba un traje negro con camisa blanca, y estaba solo. No creo que hubiera nadie más. Sí, lo hizo solo”, dijo a la cadena CNNTürk una mujer que se hallaba en la sala de exposiciones en el momento del atentado.

El ataque ha sido condenado de forma unánime por los principales líderes mundiales y el Consejo de Seguridad de la ONU.  Vladímir Putin aseguró que el asesinato busca torpedear las buenas relaciones con Turquía y el arreglo pacífico del conflicto en Siria. “El crimen es, sin lugar a dudas, una provocación destinada a abortar la normalización de las relaciones ruso-turcas". En la misma línea se pronunció el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, para quien se trata de “una provocación que tiene como objetivo destruir la normalización” entre ambos países. “Tanto la Administración rusa como la turca son conscientes de ello y no lo van a permitir”. Ambos países crearán una comisión de investigación conjunta. 

Rusia es junto a Irán el principal aliado del régimen sirio de Bachar al Asad, lo que le ha valido numerosos desencuentros con Turquía, que ha apoyado abiertamente desde un principio a la oposición armada para derrocar al líder sirio. Putin y Erdogan sellaron el pasado 9 de agosto las paces tras más de medio año de estancamiento en sus relaciones por el derribo de un avión de guerra ruso por un caza turco en la frontera con Siria.

Horas después del atentado, un individuo realizó varios disparos al aire en los alrededores de la embajada estadounidense en Ankara, a apenas cien metros del ataque contra el diplomático ruso. El agresor disparó con una escopeta de caza y gritó: “Juro en nombre de Dios, no juguéis con nosotros”, informó la agencia de noticias IHA, antes de ser detenido por el personal de seguridad de la legación. Algunos medios leales a Erdogan han acusado a la CIA de estar detrás del ataque contra el embajador ruso.

Normas