Tecnología

Los hospitales unen fuerzas para compartir historiales

El lobby de la sanidad privada lanza una ‘app’ que guarda datos clínicos

Los hospitales unen fuerzas para compartir historiales
Thinkstock

Desde el móvil podemos consultar el saldo bancario, pagar el parquímetro o gestionar una cita para renovar el DNI. En algunos comercios se puede pagar la compra con este dispositivo, que también podemos usar como billete de avión o tren y desde el que, por supuesto, tenemos acceso al correo del trabajo. Desde el smartphone se puede hacer casi cualquier cosa, menos lo que tenga que ver con la sanidad.

Un cambio de orientación en el modelo de negocio de la salud

“El enfoque de la sanidad es curioso: nos pagan por que la gente esté mala y nosotros la curemos. Si todo el mundo estuviera sano, ¿dónde estaría el negocio?”, se preguntó el doctor Julio Mayol, director médico y director de la unidad de innovación del Hospital Clínico Universitario San Carlos de Madrid, durante la presentación de la aplicación de la Fundación IDIS.

Para Mayol, una de las razones por las que no prospera la interoperabilidad de los servicios médicos radica en la manera en que están planteados. “Es contraria al modelo de negocio de la medicina. Hasta hace no tanto, los cirujanos no compartían sus conocimientos con los demás porque lo consideraban una ventaja competitiva. Debemos pasar del modelo industrial en el que nos basamos hoy a uno digital”, aseguró. Si se sigue pagando por servicios prestados, apunta Mayol, los centros se las ingeniarán para seguir prestando todos los servicios posibles. En el momento en que se pase a pagar por estar bien el modelo cambiará. “Debemos convertirnos en un sistema de salud, no en un sistema sanitario”, espetó.

¿Tiene sentido que en plena era digital sea imposible consultar el historial clínico? Habilitar una nueva vía de acceso a la información de los pacientes es el objetivo que se fijó la Fundación IDIS, el lobby de las empresas que operan en el sector sanitario privado, con Mi e-Salud. Se trata de una aplicación con la que el paciente puede consultar sus datos clínicos desde cualquier lugar.

“Desde IDIS sabemos que la interoperabilidad de los sistemas tecnológicos ayuda a optimizar la calidad, eficacia y eficiencia de los servicios sanitarios y contribuye además a la mejora continua de la calidad de los mismos”, señaló el presidente de la fundación, Adolfo Fernández-Valmayor, durante la presentación en sociedad de la app.

La situación, por el momento, dista de ser la ideal. “El 70% de los expertos que hemos consultado considera que la interoperabilidad en España es mala o muy mala”, aseguró el director general de la Fundación IDIS, Manuel Vilches, en el acto.

¿Cómo funciona la aplicación? Todo pasa por que el paciente y los facultativos accedan a la información desde dispositivos móviles (teléfono y tableta). El primer paso es que el personal que trate al paciente registre toda la información relativa a su caso en el historial digital del sujeto. Estos datos se suben a la nube para que estén disponibles en cualquier momento y lugar. La interfaz de la app permite, una vez validada la identidad del sujeto, acceder a su historial clínico. El usuario podrá ir descargando los informes realizados por las distintas instituciones que le hayan atendido. Y, con la previa autorización del paciente, el médico podrá visualizar los informes que crea pertinentes.

En los próximos meses se irán incorporando al proyecto los grupos hospitalarios que forman parte de IDIS, entre los que se incluyen HM Hospitales, Hospiten, Nisa Hospitales, Quirón Salud, Recoletas y Vithas.

  • Estados Unidos, la referencia

La interoperabilidad es una cuestión que preocupa a todos los sistemas de salud occidentales. Empresas como Indra o Siemens trabajan en software de digitalización de historiales clínicos en varias comunidades autónomas. Uno de los ejemplos más referenciados es el Blue Button de EE UU, un sistema de accesibilidad en el que participan unas 500 empresas y organizaciones de distinto tipo (se ha extendido a agencias federales y al sector privado) que han logrado dar cobertura a 150 millones de personas. La aspiración del servicio es llegar a cubrir a todos los ciudadanos para que puedan descargar su historial completo cuando quiera.

Normas