Banca

Italia está lista para el rescate de Monte dei Paschi

Nowotny advierte que es necesario un plan si el banco fracasa en su búsqueda de capital

Monte dei Paschi necesita captar capital por 5.000 millones según la exigencia del BCE

Monte dei Paschi
Sede del banco italiano Monte dei Paschi di Siena EFE

El Gobierno italiano está preparado para inyectar capital en Banca Monte dei Paschi di Siena si la entidad fracasa en su intento de captar en los mercados 5.000 millones de euros para su recapitalización, según indicó a Reuters una fuente del Tesoro transalpino.

El tercer mayor banco de Italia y la entidad en activo más antigua del mundo, ya que su origen se remonta a 1472, busca captar en el mercado 5.000 millones de euros para recapitalizarse, después de haber suspendido los test de estrés a los que fueron sometidos este año los grandes bancos europeos.

“Hay confianza en el Ministerio de Economía en que Monte dei Paschi tendrá éxito. Si la operación fracasa, el Estado llevaría a cabo una recapitalización cautelar”, indicó a la agencia una fuente del Tesoro sin identificar. “La existencia del banco y los ahorros de los clientes serán preservados bajo cualquier circunstancia”, añadió.

Banca Monte dei Paschi di Siena informó este domingo de su intención de seguir adelante con sus planes iniciales de saneamiento, pese a los crecientes rumores de rescate público, incluyendo su oferta de canje de deuda por acciones de la entidad con la que ha captado 1.000 millones de euros de accionistas institucionales y que ahora también estará disponible para inversores minoristas.

“La junta directiva de Banca Monte dei Paschi di Siena ha decidido continuar el esfuerzo para la implementación del proyecto comunicado al mercado el 25 de octubre, en línea con el calendario prescrito”, informó la entidad toscana en un comunicado.

La solución privada de última hora que está siendo elaborada por el banco, asesorado por JPMorgan y Mediobanca, consiste en una conversión de deuda a capital de 40.000 inversores minoristas con 2.100 millones de euros de bonos subordinados del banco, pero esto requiere la aprobación del supervisor Consob. Una vez cerrado el canje, el banco y los colocadores deberían intentar vender acciones adicionales. "Catar [que preveía invertir 1.000 millones en la operación] está aún en el juego y está dispuesta a desembolsar la cantidad anunciada", añadió una fuente. No obstante, es muy probable que los inversores no acudan hasta que la operación no esté 100% garantizada.

Monte dei Paschi asegura que la formación de Gobierno en Italia (el ministro de exteriores Paolo Gentiloni ha recibido el mandato presidencial de nombrar un Ejecutivo) ha reducido la incertidumbre política. Además, aduce no haber recibido notificación oficial del BCE sobre el rechazo de la prórroga, por lo que no ve impedimento en seguir con sus planes. Fuentes del mercado citadas por Reuters afirman que es un movimiento a la desesperada: "No tienen nada que perder".

El BCE reclama un plan B

Desde el BCE, uno de sus consejeros Ewald Nowotny, ha señalado hoy desde Viena que es necesario un plan en el caso de que Monte dei Paschi fracase en su búsqueda de capital privado. Ha pedido cautela para abordar una cuestión de carácter “sistémicamente relevante y ha señalado que desde Italia se ha entendido la decisión del BCE de negar una prórroga para la recapitalización de la entidad, dando carácter oficial a esta negativa

La decisión del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE) de rechazar la solicitud del banco italiano de una prórroga para llevar a cabo su recapitalización ha disparado de hecho las señales de alarma sobre una inminente nacionalización de Banca Monte dei Paschi, que pasa necesariamente por la aprobación de la Comisión Europea.  

Fuentes de la Comisión Europea añaden que el organismo mantiene “un contacto constructivo con las autoridades italianas” sobre la situación de Monte dei Paschi.

El problema de quién asume el coste

El gobierno italiano prefiere una solución de capital privado para Monte dei Paschi y de hecho ha estado evitando durante toda la crisis la inyección de ayudas públicas a su sistema financiero, que acusa una elevada morosidad del 16%, solo superada en la zona euro por Chipre y Grecia. La celebración del referéndum del día 4 había contribuido a demorar la búsqueda de soluciones para el sector, y en especial para el banco toscano, que arrojó el único suspenso en el test de estrés del pasado verano a la banca europea. El triunfo del no y la derrota de Renzi elevan ahora la presión para una recapitalización de Monte dei Paschi y en la que el gobierno desea evitar las pérdidas para los pequeños bonistas que poseen la deuda de la entidad.

La directiva europea de rescates bancarios que entró en vigor este año establece que son accionistas y bonistas los que, en primera instancia y por hasta el 8% de los activos, deben asumir el coste del rescate, no el contribuyente. Pero si Italia compra la deuda de Monte dei Paschi en manos de los particulares para convertirla en capital, les compensaría por las pérdidas, una ayuda contraria a la directiva europea y que deberá negociar con Bruselas.

La clave, en los pequeños bonistas

El éxito del plan de recapitalización privada de Monte dei Paschi pasa ahora por convencer a los particulares que poseen su deuda. Con anterioridad al referéndum, la entidad lanzó una oferta de recompra a los tenedores de sus bonos subordinados que excluyó a los minoritarios. Ahora les propondrá un canje de deuda por acciones en unos términos aún por determinar. Si es a precio de mercado, asumirán fuertes pérdidas, y poseerán acciones con un incierto potencial de subida. Si se desea proteger al bonista y evitarle las pérdidas, una compra al nominal, que no sea a precio de mercado, llevará implícita una ayuda pública que deberán avalar las autoridades de competencia europeas, al tiempo que Italia habría sorteado así la directiva sobre rescates.

Las acciones de la entidad italiana registraban una subida del 6,97% en la Bolsa de Milán, recuperando parte del terreno perdido el pasado viernes, cuando cayó un 10,55%. No obstante, en el último año las acciones del banco toscano ceden más de un 82%.

Normas
Entra en El País para participar