Impuesto sobre sociedades

Bruselas mantiene la investigación a McDonald’s aunque se mude

Los beneficios de los restaurantes fuera de EE UU pagarán impuestos en Reino Unido

McDonald’s
Un menú del McDonald's en Londres. REUTERS

El Big Mac pone rumbo a Londres. La cadena de comida rápida McDonald’s anunció este jueves su intención de trasladar de Luxemburgo a Reino Unido su sede fiscal fuera de EE UU, debido a una investigación abierta por la UE sobre los beneficios fiscales conseguidos al instalarse en el ducado. Sin embargo, la Comisión Europea no tiene intención de paralizar el procedimiento a pesar de ese cambio de localización.

La investigación a McDonald’s “está en curso”, aseguraron fuentes comunitarias, y habrá que esperar a que termine para conocer el resultado. “Cualquier cambio en la estructura de McDonald’s en un futuro no afectará la investigación en curso en la Unión Europea sobre ayudas estatales, respecto a una posible ventaja que habría recibido a través de pactos fiscales”, afirmó una portavoz del equipo de Juncker.

La Comisión Europea dijo el año pasado que la rama europea de McDonald’s no habría pagado ningún impuesto en Luxemburgo, a pesar de haber obtenido beneficios. Según publicó el Financial Times en septiembre, Bruselas podría obligar a devolver 500 millones de euros a la Hacienda del ducado por los impuestos no pagados. El medio afirmó que la cadena de hamburgueserías de Ronald McDonald pagó de media un 1,49% de impuesto de sociedades sobre unos beneficios de 1.800 millones desde 2009.

Amazon, Inditex y Apple, bajo sospecha

La cadena de hamburgueserías más famosa del mundo no es la única compañía que ha sido investigada por la Comisión Europea por beneficiarse de ventajas fiscales. Otras multinacionales como Apple, Amazon, Google o Starbucks han sido criticadas por llevar a cabo estas prácticas gracias a tener las sedes en países donde se pagan menos impuestos, como Irlanda, Luxemburgo o Holanda. Los acuerdos del gigante del comercio electrónico Amazon con el ducado están también siendo investigados por Bruselas, que ya ordenó en agosto a la empresa tecnológica Apple a pagar 13.000 millones de euros más intereses a Irlanda por haber tenido rebajas fiscales entre 2003 y 2014. Esta misma semana, el grupo de Los Verdes en el Parlamento Europeo denunció que Inditex habría eludido 585 millones de euros entre 2011 y 2014 gracias a sus filiales en Holanda, Irlanda y Suiza. La Comisión Europea prepara una serie de iniciativas para armonizar la base imponible del impuesto sobre sociedades.

Por su parte, la multinacional aseguró en un comunicado emitido el jueves que había pagado “una cantidad significativa de impuesto de sociedades”. “Hemos pagado más de 2.500 millones de dólares (2.325 millones de euros) en impuestos en la UE, con una tasa impositiva media del 27%”, afirmó.

La compañía con sede en Oak Brook (Illinois) anunció ese mismo día que ha creado un consorcio con sede en el Reino Unido. Esta empresa será la responsable de recibir los beneficios recibidos por el uso de los derechos de propiedad intelectual de la mayoría de sus establecimientos fuera de EE UU. Una vez conocido este anuncio, las acciones cerraron el jueves en la Bolsa de Nueva York con un subida del 0,54%, hasta un precio de 120,45 dólares.

El brexit, el referéndum celebrado el pasado mes de junio en Reino Unido en el que una mayoría de ciudadanos aprobó el abandono de la UE, no parece que vaya a modificar los planes, ya que la mudanza se debe a razones fiscales. A partir del mes de enero de 2017, sus ganancias estarán sujetas a las reglas impositivas británicas para empresas. “Todos los beneficios del nuevo holding internacional estarán sometidos a las tasas impositivas de las empresas británicas”, aseguraron fuentes de la compañía.

El Gobierno británico se mostró muy contento con la decisión de McDonald’s. “Damos la bienvenida a la continua inversión por parte de compañías de todo el mundo en Reino Unido, especialmente cuando eso significa afianzar el crecimiento y la creación de puestos de trabajo”, afirmó Helen Bower, portavoz de la primera ministra Theresa May, a los medios en Londres. La política conservadora anunció en noviembre la intención de su Ejecutivo de rebajar el impuesto de sociedades del 20% al 17% en 2020. Esto convertiría al país en el de menor carga impositiva del G-20.

Normas