Entrevista

Martínez Sanchiz: “Hay que proteger al ciudadano y cumplir con el crédito a la vez”

“Los ciudadanos han aprendido mucho, pero es necesario incrementar la cultura financiera”

José Ángel Martínez Sanchiz, presidente del Consejo General del Notariado.
José Ángel Martínez Sanchiz, presidente del Consejo General del Notariado.

Con más de 30 años de experiencia en la actividad notarial, el nuevo presidente del Consejo General del Notariado, Jose Ángel Martínez Sanchiz (Valencia 1955), cuenta también con una dilatada trayectoria en el ámbito académico y ha desempeñado diversos cargos corporativos. Es miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, a lo que suma una gran experiencia como autor, docente y experto en diferentes ramas del Derecho Privado. Pese a todo, afronta con entusiasmo su responsabilidad al frente de los notarios.

Pregunta. ¿Qué objetivos se ha marcado para los próximos cuatro años?

Respuesta. Quiero promover la reforma del reglamento notarial para desarrollar más detenidamente los procedimientos que se han introducido en la Ley de Jurisdicción voluntaria. Otro asunto que nos interesa a todos muchísimo por su trascedencia social es abordar los problemas de los préstamos hipotecarios. El notariado está llamado a colaborar entre los distintos operadores jurídicos para llegar a soluciones que traigan consigo una humanización de lo que son los procedimientos, pero al mismo tiempo aseguren la efectividad del crédito hipotecario. Gracias al préstamo hipotecario España cuenta con uno de los porcentajes más elevados de vivienda en propiedad de Europa. Y también me preocupa la cuestión relativa al desarrollo tecnológico. Queremos darle más eficacia todavía a la copia electrónica. Estos tres aspectos son los más importantes que queremos desarrollar, además de otras iniciativas.

P. ¿Qué claves debería contemplar la reforma del reglamento notarial?

R. Debería detallar más la forma de actuación de los notarios en los procedimientos de jurisdicción voluntaria. Porque la ley contempla con detalle la forma de actuación de los letrados en la administración de justicia, pero en las actuaciones relativas a la ley del notariado es necesario un mayor detalle. Nos encontramos en la práctica con problemas para la aplicación de la norma y sería deseable unificar la forma de actuar de todos los notarios.

P. En materia hipotecaria, ¿necesita la ley algún cambio más?

R. Es verdad que al hilo de las últimas sentencias de la justicia europea se han introducido algunas reformas, fundamentalmente en la ley de enjuiciamiento civil en lo que se refiere a la ejecución de las hipotecas, que mueven a pensar que esos cambios se han producido a golpe de pedal. Quizás por ello ahora es el momento de hacer una reflexión sobre el conjunto para tratar de abordar una regulación que sea más homogénea e incorpore estas nuevas soluciones que deben buscar el equilibrio. Se trata de salvaguardar los derechos de los consumidores, pero, al mismo tiempo, hay que tratar de asegurar también el cumplimiento de los créditos mediante procedimientos que sean realmente efectivos. Proteger al cuidadano y cumplir con el crédito a la vez.

P. Después de la polémica suscitada por la conveniencia o no de aplicar tipos negativos. ¿Se ajusta a la ley que los bancos estén incluyendo ahora cláusulas en las hipotecas en las que instan al prestatario a no reclamar jamás intereses negativos?

R. Son cláusulas que se ajustan a la ley. La norma establece en estos casos que se emitiera un escrito por el que el prestatario reconozca que ha sido informado de los riesgos de la operación, particularmente de la cláusula suelo. En el caso de los tipos negativos, la Dirección General de los Registros ha reclamado la aplicación de este mismo criterio. Hasta cierto punto es lógico que el banco prevea esa situación porque es un poco contra natura que cuando se realiza el préstamo, el banco tenga que pagar intereses al prestatario. Otra cosa es que se tenga que preservar la expresión manuscrita o el escrito de esa circunstancia. Los notarios entendemos que valdría con informar al usuario a la hora de elaborar la escritura pública, pero es un tema delicado visto lo sucedido con las cláusulas suelo

P. ¿Ha aumentado la cultura financiera de los españoles como consecuencia de la crisis?

R. Los ciudadanos se han tenido que enfrentar a temas que eran completamente desconocidos para ellos y han aprendido mucho, pero es evidente que es necesario incrementar la cultura financiera. Y esto habría que hacerlo a través de la educación, pero nos parece que ha de ser esencial también el asesoramiento, informar para que se conozcan las consecuencias de todo contrato que se suscribe.

Ventajas de asesorar antes de la firma del contrato

Si algo ha demostrado la crisis, es lo determinante que puede llegar a ser a la hora de tomar una decisión de inversión el haber estado asesorado convenientemente. Pero lo más importante es haber tenido la oportunidad de obtener toda la información antes de la firma del contrato, esa labor preventiva de la que hacen gala los notarios y que, en opinión de su nuevo presidente, es necesario impulsar todavía más.

“Sería muy conveniente que se pudiera tener acceso al contrato de la hipoteca días antes de proceder a su firma, tal y como prevé la ley; e incluso de cara al futuro sería muy importante que mucha de esa información precontractual que suministra directamente el banco, se pudiera suministrar a través del notario”, asegura Jose Ángel Martínez Sanchiz.

De esa manera, el presidente de los notarios cree que la ciudadanía empezaría a ver al notario como un profesional que puede asesorarle sobre muchas más cuestiones que los términos en los que deben firmar la hipoteca para comprar su vivienda.

“Los notarios podemos asesorar en materia sucesoria y aunque no los resolvamos directamente, podemos contribuir a hacer más llevaderos problemas graves como qué hacer ante un hijo que maltrata a sus progenitores u otro que impide a sus padres tener contacto alguno con sus nietos”, asegura. Y, lo más importante, todo ello a un coste al alcance de todos los bolsillos.

“Planteamos crear un protocolo electrónico”

P ¿Qué han supuesto las nuevas tecnologías en la función notarial?

R. Hemos invertido mucho dinero, pero sobre todo mucho esfuerzo y trabajo para transmitir los datos necesarios para la formación del índice único y a través de esos datos crear una base de titulares reales que es un instrumento imprescindible para la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Esta base de datos es la envidia de muchos otros países porque su información se suministra a través de una autoridad pública y combina la privacidad de las declaraciones que se formulan en la notaría con la información necesaria para combatir el blanqueo. Reúne a casi a dos millones de sociedades e identifica a casi 35 millones de personas.

P. ¿Qué importancia tiene la copia electrónica? ¿Cómo se va a impulsar?

R. Es vital. Hoy una persona puede firmar un poder en Santiago de Compostela e inmediatamente se remite la copia a una notaría de Madrid o de Cádiz y allí en tiempo real se puede firmar la operación. Queremos seguir en esta línea y nos planteamos la creación de un protocolo electrónico. Este va a permitir que muchas de estas notificaciones que surgen en el negocio documentado se puedan hacer de manera electrónica, sin descartar la creación de la noticia electrónica.

P. En ese afán por agilizar los trámites, ¿es cierto que todavía es tedioso crear una empresa en España?

R. Hay que distinguir entre la constitución de una sociedad y su puesta en funcionamiento. La primera es relativamente rápida, la segunda es más compleja, pero ahí creemos que es muy importante la incorporación paulatina de las casi 3.000 notarías a la red de PAEs (puntos de atención al emprendedor).

P. La actual planta notarial, ¿es suficiente para atender la demanda?

R. Sí, quedó establecida en un decreto en marzo de 2015 con un total de 2.855 notarías que entendemos que son suficientes para garantizar el servicio en todo el país. Podrá retocarse periódicamente, pero creemos que está ajustada.

Normas