Breakingviews

¿Exuberancia irracional de nuevo?

La ola de entusiasmo provocada por Trump recuerda a la situación pre-burbuja tecnológica, hace 20 años

Alan Greenspan, ex presidente de la Fed.
Alan Greenspan, ex presidente de la Fed.

Han pasado exactamente 20 años desde que el entonces presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan acuñó la expresión “exuberancia irracional”. Luego pasaron tres años antes de que estallara la burbuja tecnológica. Dada la efervescencia de los mercados actuales, esta vez la reacción podría llegar más rápido.

En el momento de aquel discurso, en diciembre de 1996, el índice S&P 500 había subido casi un 21% en el año. Los valores de EE UU cotizaban a un promedio de algo más de 19 veces las ganancias. Las declaraciones causaron un breve retroceso, pero el índice se duplicaría después, hasta alcanzar su máximo en 2000.

Las valoraciones actuales son más altas que en diciembre de 1996

Del mismo modo, la victoria de Trump ha desatado una nueva ola de entusiasmo en previsión de una era de recortes de impuestos, gastos en infraestructura y una regulación más liviana. El S&P ha ganado algo más del 3% desde las elecciones de hace un mes, mientras que el índice Russell 2000 de valores más pequeños ha fijado un nuevo máximo.

Las valoraciones actuales son más altas que hace 20 años. El S&P cotiza a algo más de 25 veces las ganancias del último ejercicio. Es más que el promedio histórico, 15,6, pero no es territorio inexplorado. Los analistas esperan que la incipiente recuperación de las ganancias se acelere, y alcance el 11% de crecimiento en 2017. Los tipos de interés también permanecen históricamente bajos, incluso después de la reciente subida, y hacen que los inversores estén dispuestos a pagar más.

La capacidad de Trump para cumplir sus muchas y grandiosas promesas será clave. Hizo campaña contra los déficits al tiempo que prometía recortes de impuestos que por fuerza los subirían drásticamente. Los congresistas republicanos han mostrado tibieza respecto a estas iniciativas de gasto.

El dólar y los tipos de interés han frenado la economía de EE UU en los últimos años, y bien pueden seguir haciéndolo con el nuevo Gobierno. La Fed también está preparada para comenzar a subir los tipos de nuevo, y de forma más persistente que el año pasado. En no mucho tiempo, los inversores deberían saber si los valores de los activos han vuelto a estar irracionalmente exuberantes.

Normas