Energía

Norvento Enerxía prevé desarrollar 597 MW de energía renovable

Las estimaciones sitúan en 500 aerogeneradores vendidos en Reino Unido en 10 años

Aerogeneradores de Norvento en Inglaterra.
Aerogeneradores de Norvento en Inglaterra.

Aerogeneradores diseñados y fabricados en Lugo para exportar a todo el mundo. Este es el sueño que tiene la empresa gallega Norvento Enerxía y que se empieza a hacer realidad. La compañía, fundada hace 35 años por la familia Fernández Castro, centra su estrategia en desarrollar "a corto plazo" una serie de instalaciones basadas en energía renovable con una potencia de 597 MW, según ha avanzado este martes en Madrid su director de energía, Iván Nogueiras.

La mayor parte de las instalaciones de Norvento se desarollarán en España, con una potencia de 369 MW, de los cuales 330 MW corresponden a energía eólica en Galicia, 28 MW a hidráulica y 11 MW a bioenergías (biogas y biomasa). En la actualidad la empresa opera varias instalaciones con una capacidad total de 110 MW.

Los 228 MW de potencia restante en la cartera de proyectos se corresponden a desarrollos en el extranjero, con la instalación de parques eólicos en Brasil y Polonia. Norvento ya cuenta con experiencia fuera de las fronteras estatales, ya que hasta el momento ha transferido a otras empresas 582 MW de potencia.

Aparte del negocio tradicional de explotar instalaciones de renovables, Norvento apuesta por la generación distribuida (autoconsumo industrial) dentro de su plan de expansión. “Existe una necesidad porque las empresas dan cada vez más peso a sus costes energéticos”, explica Nogueiras.

La compañía, que cerró el año pasado con una facturación de 28 millones, opera desde 2014 en Reino Unido en este segmento y ha instalado ya 23 aerogeneradores, en su mayoría en cooperativas ganaderas. Sus planes pasan por comercializar e instalar en este país en los próximos diez años un total de 500 aerogeneradores diseñados y fabricados en su planta de Lugo, cuya capacidad de producción son 200 molinos al año.

Nogueiras confía que el nuevo Gobierno en España regule a favor de la generación distribuida, como ocurre en el país anglosajón o en Alemania, tras una legislatura que ha denominado de “travesía del desierto” en materia de renovables al estar marcada por el control del déficit eléctrico. “Ahora toca otra etapa. La generación distrubida está despegando y nosotros estamos bien posicionados”, señala.

En el plan de expansión internacional de la compañía, aparte de invertir en proyectos en países desarollados donde la red eléctrica ya está desplegada, también apuesta por otros en vías de desarrollo con buenos recursos energéticos y ausencia de infraestructuras, como es el caso de India. “El aerogenerador que hemos fabricado es flexible, puede conectarse a redes conectadas y a sistemas aislados. El mismo producto sirve para ambos”, cuenta Nogueiras. A pesar de los planes de expansión, la empresa no tiene intención de deslocalizar la fabricación de aerogeneradores y aumentará la producción si fuera necesario.

Normas