Infraestructuras

El Gobierno español se interesa por la modernización del Transiberiano

El proyecto, valorado en 1.000 millones, figura en el plan ruso de infraestructuras

Representantes del Ministerio español de Fomento, a la derecha, y del Ministerio ruso de Transportes durante la reuión celebrada en Moscú (Rusia).
Representantes del Ministerio español de Fomento, a la derecha, y del Ministerio ruso de Transportes durante la reuión celebrada en Moscú (Rusia).

El secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, ha postulado a las empresas españolas de la obra civil para participar en el plan ruso de infraestructuras. En visita oficial a Moscú (Rusia), el número dos de Fomento ha conocido proyectos como la modernización de la mítica línea de ferrocarril del Transiberiano, valorada en 1.000 millones de euros. Además, Rusia planea la construcción de líneas de alta velocidad, estando la primera de ellas, entre Moscú y Kazán (770 kilómetros), ya en ejecución.

La delegación española, que ha ofrecido colaboración en equipamiento ferroviario, soluciones de cambio de ancho o remodelaciones de las redes convencionales, ha mantenido reuniones con el ministro de Transportes, Maxim Sokolov, con el secretario de Estado y viceministro de Transportes, Sergei Aristov, y con el presidente del operador ruso de ferrocarriles RZD, Oleg Belozerov.

Rusia cuenta con la segunda red de ferrocarril más extensa del mundo, en la que prevé invertir 11.000 millones en 13 años

Durante su visita, Gómez-Pomar también ha participado en la Conferencia Internacional sobre Precios e Inversiones en el Transporte Ferroviario. El secretario de Estado ha trasladado en este foro la experiencia de la reciente adquisición de trenes de alta velocidad a Talgo por parte de Renfe, así como el desarrollo del AVE en España.

Potenciar la conexión de la carga con China

Rusia busca incrementar la capacidad de tránsito en el corredor del Transiberiano, con especial foco en el intercambio de mercancías con China. Entre los proyectos ya acometidos se encuentra el del desarrollo de estaciones en las fronteras o la mejora de la conexión con los puertos, así como la ampliación de las áreas de contenedores.

El plan ruso de infraestructuras alcanza al año 2030 con el objetivo de convertir al país en enlace entre Europa y Asia. Rusia ya cuenta con la segunda red de ferrocarril más extensa del mundo (tras la de Estados Unidos), en la que prevé invertir 11.000 millones en los próximos 13 años.

Además de planificar obra ferroviaria, Rusia también tiene proyectos en carreteras "en zonas con potencial económico", se ha explicado desde Fomento, que ha manifestado el interés de constructoras españolas por participar en el programa de nuevos tramos de autopistas del operador estatal Avtodor. Otro nicho de interés es el de la ampliación de aeropuertos, con la previsión de entrada en operación de 103 nuevas pistas de aterrizaje (Rusia pasará de 328 aeropuertos en 2011 a 357 en 2020).

Normas