Telecomunicaciones

La portabilidad móvil se acelera ante la mayor competencia

Los cambios de operador aumentan un 4,4% en el tercer trimestre hasta superar los 1,44 millones

Orange y los operadores móviles virtuales registraron saldos positivos en el trimestre

Usuario de telefonía móvil.
Usuario de telefonía móvil.

El mercado de la telefonía móvil parece volver a calentarse en España, con la competencia entre las operadoras. Al menos así lo indica el nuevo repunte de la portabilidad. Así, durante el tercer trimestre del año, cambiaron de operador móvil más de 1,44 millones de clientes, un 4,4% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior (cerca de 58.000 en términos absolutos), según se establece en la serie histórica que elabora la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC).

La tendencia se aceleró en septiembre, mes marcado siempre por el comienzo del curso y el lanzamiento de nuevas ofertas tras el verano. Así, en septiembre se portaron 516.625 números móviles, según las estimaciones de la autoridad reguladora, un 3,7% más.

Por compañías, Orange y los operadores móviles virtuales (OMV) registraron saldos netos de portabilidad positivos en el trimestre; Yoigo registró saldo positivo en julio y agosto, y negativo en septiembre; mientras que Telefónica y Vodafone presentaron saldo negativo en el conjunto del trimestre, si bien mejoraron tendencia en septiembre.

Tras esta evolución, Movistar se mantiene al frente del mercado con una cuota del 29,85%, por un 27,57% de Orange, un 25,73% de Vodafone y un 6,31% de Yoigo, propiedad de MásMóvil desde principios de octubre.

De esta manera, ya son dos trimestres consecutivos de repunte de la portabilidad móvil en el mercado español. De hecho, entre abril y junio se registraron casi 1,34 millones de cambios de operador con el propio número, cerca de un 4% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Según señalan fuentes del sector, el aumento de la portabilidad supone una penalización especialmente para las grandes operadoras porque implica un incremento de la competencia como consecuencia de la agresividad de las ofertas.

En este sentido, además de los propios costes administrativos por la transferencia de usuarios, las telecos se ven forzadas a mejorar sus propias ofertas con descuentos y otras prestaciones. De igual forma, este escenario implica un aumento de los costes comerciales destinados a la captación y retención de los clientes.

La portabilidad móvil vivió una época de imparable crecimiento en el mercado español durante los años 2010 y 2014, al calor de las guerras de tarifas entre operadoras. La situación se veía agravada por los deseos de los clientes de buscar las mejores ofertas en un escenario de crisis económica, y por tanto del consumo.

En 2013, la portabilidad superó los 6,8 millones de líneas, el 13,5% del total del parque español de conexiones móviles. En enero de 2014 se batió el récord histórico, cuando se portaron 674.720 números en un solo mes.

A partir de entonces, la presión competitiva perdió fuerza en el mercado español por la aceleración del proceso de consolidación, con las adquisiciones de Ono y Jazztel, por parte de Vodafone y Orange, respectivamente.

En esta línea, la portabilidad móvil también perdió vigor con la generalización de las ofertas convergentes, que supusieron el paso de muchos clientes a contratar de forma integrada sus servicios de banda ancha, telefonía fija y telefonía móvil.

Normas