Jubilación en la UE

Los pensionistas europeos confían más en las acciones

La rentabilidad objetivo de estos vehículos va del 3% al 6% anual

Los pensionistas europeos confían más en las acciones

En Europa, los sistemas de pensiones, mayoritariamente de reparto, no pueden garantizar una tasa de cobertura que permita asegurar la continuidad del nivel de vida de las personas jubiladas, destacan en la gestora francesa Carmignac.

Además, son objeto de constantes reformas que giran en torno a la ampliación del periodo de cotización y de la edad de jubilación y, por tanto, reducen el montante de la pensión pública.

Conscientes de la situación, nuestros vecinos llevan tiempo aumentando el ahorro previsión en instituciones de inversión colectiva a largo plazo. Los fondos mixtos, los que combinan carteras con bonos, acciones y divisas, son los preferidos en la UE, ya que se adaptan a los periodos de fuertes turbulencias en los mercados.

De esta opinión es Ignacio Rodríguez, responsable de M&G en España, que recomienda fondos multiactivos, “una gran alternativa para obtener rentabilidades ajustando al perfil de riesgo”. Destaca el vehículo M&G Prudent Allocation, concebido para inversores con un horizonte de inversión a largo plazo e interés en estrategias mixtas, pero con una exposición a la Bolsa más conservadora; el límite en acciones es del 35%. Juan Nevado y Craig Moran, sus gestores, estiman que este fondo tiene potencial para generar rentabilidades anualizadas del 3% al 6% en periodos de tres años consecutivos, combinando revalorización de capital y reparto de rentas periódicas.

La apuesta de Javier Mallo, responsable de Legg Mason para España y Portugal, es otra gama de “fondos multiactivos de la gestora QS Investor, con tres perfiles de riesgo diferentes que están funcionando fenomenal entre los inversores europeos: Legg Mason Qs Investor Multi Asset Euro Conservative Fund, Balance Fund y Performance Fund”. Los tres se gestionan de manera activa y diversificada, a la vez que se controla el perfil del riesgo.

Didier Saint-Georges, miembro del comité de inversiones de Carmignac, recomienda “para los inversores centrados en la percepción de rentas regulares durante su jubilación participaciones del fondo Carmignac Portfolio Patrimoine, destinadas a distribuir mensualmente un dividendo del 5% anual”.

En aquellas carteras pensadas para la jubilación, con un horizonte de inversión de al menos cinco años, Pablo Martínez, responsable de relaciones con inversores de Amiral en España, aconseja Sextant PEA, el vehículo con mejor rentabilidad de la casa, un 15,4% desde 2002. Para los que quieren disfrutar de las bondades de la renta variable como muy poca volatilidad, Sextant Grand Large (grandes empresas) y Sextant PME (pequeñas compañías).

Para quienes busquen rendimiento consistente a largo plazo y preservación de capital, en Amundi recomiendan su buque insignia, First Eagle Amundi International Fund, con una trayectoria de 20 años con resultados consistentes. Un fondo gestionado a nivel global, en negocios de calidad con descuentos significativos. Una apuesta prudente a renta variable que busca aumentar la capacidad adquisitiva de los inversores.

Los inversores conservadores o cercanos a la jubilación cuentan con Amundi Funds Protect 90, que busca aprovechar el potencial alcista de los mercados ofreciendo protección parcial y permanente del 90% del capital.

Y quienes busquen rentas sostenibles a largo plazo, Fidelity recomienda FF Global Multi Asset Income Fund (FFGamai), que ha repartido sistemáticamente un dividendo del 5% anual desde su lanzamiento en 2013. Este producto “ayuda a los inversores a transitar en nuevo entorno en el que la deuda pública y los bonos corporativos de calidad están en mínimos históricos y hay que repartir el riesgo para conseguir la revalorización del capital a largo plazo con niveles de volatilidad más bajos que los enfoques de inversión basados en una única clase de activo”, insiste su gestor Eugene Philalithis.

La población jubilada en Europa es la mayor del mundo

La población de jubilados de Europa es la mayor del mundo, y sigue creciendo. Hay 42 personas mayores de 65 años que no trabajan por cada 100 personas en activo. Para 2060, esta proporción se elevará a 65%, según la agencia de datos de la Unión Europea.

Los sistemas estatales de jubilación de Europa están plagados de disposiciones especiales. En Alemania, por ejemplo, los empleados públicos están exentos de hacer aportes. En Reino Unido, los jubilados reciben un pago adicional en invierno para la calefacción. En Francia, los artesanos y los que trabajan en turnos nocturnos, como los panaderos, pueden comenzar a cobrar su pensión antes que el resto.

Noruega, Reino Unido y Holanda tienen un ahorro considerable en fondos públicos o planes de jubilación patrocinados por el empleador, aunque muchos otros tienen poco o casi nada. El coste anual promedio de las pensiones públicas, según Eurostat, equivale a un décimo del PIB.

En instituciones de inversión, el ahorro privado en España se encuentra en fondos y planes de pensiones en un 18,2%, cuando en Europa la media alcanza el 37,5%, según Inverco, asociación que agrupa a las principales gestoras de inversión colectiva. El país donde más se ahorra para la jubilación es Holanda, con un 67,8%. Después, Reino Unido, donde destinan un 52,2%; Dinamarca, el 51,7%; Noruega, un 38,6%, y Francia, el 38,4%, con datos de European Fund and Asset Management Association (Efama).

Normas