Editorial

Avanzar de nuevo en las renovables

Los primeros mensajes del ministro de Energía, Álvaro Nadal, abren el esperanzador camino de retomar el desarrollo de las renovables. En su opinión, el sistema eléctrico ya ha alcanzado la estabilidad y “es el momento de avanzar” en estas energías tras el parón de los últimos años. Bien es cierto que no se entendería otro mensaje en el entorno de la cumbre climática COP22 de Marrakech, donde hablaba en la firma de una “hoja de ruta” para la interconexión eléctrica de Marruecos y España, Portugal, Francia y Alemania. Pero es toda una declaración de principios que, paralelamente, debe alejar su política de optimismos ingenuos. El ministro, reconoció los aumentos en la factura de la luz, pero los achacó a las “obsoletas técnicas” de la primera generación de renovables, dijo que la reforma de 2013 fue “un éxito porque se ha eliminado el déficit tarifario y los precios han empezado a bajar”, y resumió: “Nuestro sistema ahora es estable”. Es lo deseable. Pero la realidad desvela lo mucho que hay por hacer sea en el nivel de la Administración que sea. La prueba inmediata está en el conflicto por el bono social –agravado con la tragedia de Reus– y la solución a la pobreza energética. Revisar el autoconsumo y el impuesto al sol, como anunció –y pactaron PP y Ciudadanos–, también va en la buena vía. La solución a estas, y otras muchas cuestiones pendientes, ganará validez si además no coarta el natural desarrollo empresarial.

Normas