Competencia

La CNMC busca apoyos en Bruselas para evitar su desguace

El presidente de la CNMC, José María Marín, busca el apoyo de la Comisión Europea para evitar la escisión de la autoridad española de competencia

El acuerdo de Partido Popular y Ciudadanos plantea la división en reguladores sectoriales

El presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia de España (CNMC), José María Marín Quemada.
El presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia de España (CNMC), José María Marín Quemada.
Bruselas / Madrid

El presidente de la CNMC, José María Marín, se reunió ayer en Bruselas con la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, y con las autoridades nacionales de competencia de todos los países de la UE. La cita, según fuentes europeas, permitió a la delegación española defender en Bruselas la vigencia e independencia de un organismo que nació hace sólo tres años, pero que podría tener los días contados tras el acuerdo entre Partido Popular y Ciudadanos que ha permitido la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.

El acuerdo entre esas dos formaciones políticas incluye las desmembración de la CNMC para crear una autoridad de competencia y otra de supervisión sectorial (energía, telecomunicaciones, audiovisual, transporte, postal, etc.). Fuentes del organismo español aseguran que buscarán el apoyo de la Comisión Europea para evitar que se consume la separación de competencias y defenderán, en cambio, una reforma de mínimos en base al modelo actual.

La CNMC, según fuentes del organismo, ha logrado en tres años garantizar la independencia de la supervisión que, en algunos sectores, estaba anteriormente sometida al control discrecional del Gobierno o a la presión inevitable de las compañías. Las mismas fuentes señalan que la unificación de supervisión y regulación en una sola agencia es más acorde con la economía del siglo XXI, donde los límites entre un sector y otro se han difuminado y las empresas operan al mismo tiempo en áreas tan diversas como la telefonía y la electricidad.

Cifras

2013

La CNMC nació hace sólo tres años, en 2013, rodeada de tensión política entre PP y PSOE, de litigios y de conflictos con Bruselas.

 

3

miembros de la CNMC tienen su mandato expirado, pero no pudieron ser relevados por el Gobierno en funciones.

Tres años

Bruselas, de momento, ya ha exigido que el gobierno devuelva a la CNMC algunas de las competencias que perdió tras la fusión, atribuidas hasta entonces a las antiguas Comisión Nacional de Energía (CNE) y a Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT).

La CNMC confía ahora en que la comisaria Vestager también se haga oír en cuanto a la organización de la agencia, aunque en ese caso se trata de una competencia exclusiva del Gobierno siempre y cuando respete las obligaciones de independencia y atribuciones previstas en las normas comunitarias.

Fuentes españolas, de hecho, dudan de que la intervención de Vestager o de otras autoridades europeas pueda impedir al Ejecutivo de Rajoy llevar a cabo la reestructuración del organismo si así lo decide.

La CNMC, curiosamente, nació en 2013 tras la decisión de Mariano Rajoy de fusionar a todas las agencias de supervisión y regulación en un solo macroorganismo. La decisión fue rechazada en su día por la oposición socialista, la Comisión Europea abrió varios expedientes sobre la reforma y el cese prematuro de los antiguos reguladores acabó en el Tribunal Supremo que, tras una consulta al Tribunal de Justicia europeo, está a punto de fallar a favor de los dos consejeros que recurrieron.

Tres años después, los antiguos críticos podrían ser los principales defensores de un modelo que, salvo cambio de opinión en Moncloa, podría tener las horas contadas.

La UE exige más poder para el organismo

La Comisión Europea estudia denunciar a España ante el Tribunal de Justicia europeo por haber privado a la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) de ciertas atribuciones en el sector energético y en el de telefonía. El expediente, que se inició en febrero de 2015, ha entrado en la recta final, según fuentes europeas, después de que las alegaciones presentadas por el Gobierno español no hayan convencido al organismo comunitario.

Bruselas exige, sobre todo, que el Gobierno confiera a la CNMC la competencia para fijar los peajes eléctricos o parte regulada de la tarifa de la luz, una atribución que ya tenía la extinga Comisión Nacional de la Energía.

Con la creación de la CNMC, el Gobierno se reservó la capacidad de fijar los peajes eléctricos, una potestad que, según fuentes del sector, otorga al Ejecutivo un poderoso instrumento de intervención económica con el que puede variar parte de la tarifa para ciertas industrias.

“La CNMC es el único regulador de Europa que no fija los peajes”, recuerdan fuentes del organismo.

La CE envió en septiembre un dictamen motivado al Gobierno en funciones acusándole de no haber respetado la independencia del regulador, tal y como exigen las directivas de electricidad y gas de 2009.

Si Madrid no devuelve las competencias al regulador, la Comisión presentará la denuncia contra España ante el Tribunal europeo. Fuentes comunitarias aseguran que la intención de Bruselas es resolver cuanto antes el caso porque quiere dar por concluida la reforma del sector eléctrico o ‘tercer paquete’. España también está expedientada por las directivas sobre eficiencia energética.

Normas