Bróker

La CNMV inspecciona Activotrade en pleno conflicto de sus accionistas

La cúpula abre una guerra judicial contra dueños del 42,8% del bróker

Sede de la CNMV en Madrid.
Sede de la CNMV en Madrid.

La batalla por el control de Activotrade, uno de los intermediarios bursátiles centrados en la negociación de derivados que no cotizan en mercados organizados (OTC), ha desembocado en una disputa judicial con la CNMV en medio. La firma se constituyó en julio de 2008 con el objetivo de explotar la veta que ofrecen los instrumentos apalancados, como los contratos por diferencias (CFD, por sus siglas en inglés) para pequeños inversores.

La sociedad está participada por cuatro accionistas de referencia que se posicionan en dos grupos enfrentados. El formado por el que fue su presidente hasta julio del año pasado, Raza Pérez Martínez (con un 36,23%), junto a su esposa María José Latorre Salinas (6,56%). Ambos controlan el 42,79% y tienen enfrente al actual presidente Luís Gomes, con el 36,23%, y a Ricardo Daniel Domingues Ferreira (19,98%). También está en la actual cúpula Maurice Schubert, que tiene un 1% del capital.

Fuentes conocedoras de la disputa señalan que ha habido desacuerdos respecto a la valoración de la compañía entre las partes ante una eventual venta. Los accionistas que ahora están en minoría y que han sido expulsados de los órganos de dirección han sido llevados ante la Justicia. Así lo acordó la junta de accionistas de Activotrade del pasado abril. También se propuso actuar contra la exresponsable de control interno de Activotrade, que dejó el puesto a inicios de este año. A su vez, los socios impusieron el pasado marzo una demanda civil de impugnación de los acuerdos sociales.

A mediados de diciembre, Activotrade celebrará una junta extraordinaria en la que se pretende dejar sin efecto la aprobación de las cuentas de 2015 acordada en la junta del pasado abril y la aplicación del resultado de ese ejercicio. Por su parte, Raza Pérez Martínez ha solicitado que se nombre consejero a Ignacio Farrando Miguel, actual catedrático de Derecho de la Universidad Pompeu Fabra.

El director general de Activotrade, Ricardo Ferreira, señala que las discrepancias entre los accionistas “están siendo dirimidas ante los correspondientes Tribunales”. “No podemos facilitar información al respecto hasta su resolución [...]”, agrega. Con todo, indica que, “a pesar de las referidas discrepancias, Activotrade sigue operando con normalidad y prestando sus servicios a todos los clientes de la misma forma que ha venido haciéndolo hasta ahora”.

Mientras tanto, la CNMV abrió una inspección el pasado 19 de febrero. La agencia de valores entregó la documentación solicitada al supervisor que preside de forma transitoria José Manuel Santos-Suárez el 2 de marzo.

A fecha de la formulación de las cuentas anuales, el pasado 24 de marzo, el organismo no había remitido la resolución sobre la inspección. Fuentes conocedoras del proceso afirman que la evaluación sobre la entidad sigue su curso y que aún no se ha decidido la eventual apertura de un expediente. Una portavoz del supervisor ha declinado hacer comentarios sobre esta información.

Activotrade se presenta en internet como “el mejor bróker para CFD, forex [mercado de divisas] e índices” y su oferta se basa en productos derivados que no cotizan en mercados organizados (OTC, en la jerga), como los contratos por diferencias destinados a particulares a partir de un depósito de 3.500 euros. Si bien también ofrece negociación de futuros cotizados y de acciones clásicas.

El supervisor vigila los resultados y los recursos

La agencia de valores contaba con una plantilla de 26 personas a cierre del año pasado. Su facturación por comisiones ascendió a 2,86 millones de euros el año pasado, lo que supone un alza del 23,3% respecto a la de 2014. Su resultado neto, sin embargo, fue de 136.904 euros, un 60,6% inferior al del ejercicio anterior, debido especialmente al aumento de los gastos de personal, que subieron un 41%, y a los gastos generales, que escalaron un 58%. El auditor de Activotrade señala que la inspección de la CNMV examinará “las distintas partidas de los estados contables con el fin de evaluar sus recursos propios y sus resultados para el ejercicio 2015”. Los fondos propios de Activotrade a cierre del año pasado ascendían a 1,13 millones, de los que 361.792 euros eran reservas.

Normas