Inversión

Deloitte venderá Madrid en la City como centro financiero

Quiere servir de puente para su establecimiento, e inversiones en infraestructuras y energía

Deloitte
Vista del distrito financiero de Madrid desde una de las cuatro torres de la Castellana.

Una de las grandes de los servicios profesionales, Deloitte, va a trabajar en atraer el interés de los fondos por España, más allá de su destacada participación en empresas como Telefónica, Gas Natural Fenosa, Aena, Iberdrola, Ferrovial, CLH o Itínere, entre otras muchas. La intención de la firma de consultoría es lograr su establecimiento permanente con la apertura de oficina física en Madrid, donde aún son contados los grandes fondos.

En las próximas semanas habrá personal de Deloitte, de Londres y Madrid, haciendo presentaciones en la city en las que venderá el atractivo de la capital española como satélite del que es centro financiero mundial junto a Nueva York. Como telón de fondo, la incertidumbre generada por el Bréxit y el encaje de Reino Unido en el entorno europeo.

A falta de nuevos proyectos de inversión, entre las fortalezas de España figura, según fuentes cercanas a la iniciativa de Deloitte, la existencia de un dinámico mercado secundario de infraestructuras de transporte y energía. La otra palanca para generar interés es el fuerte protagonismo de la economía española en América Latina. Deloitte se ofrecerá de guía a los fondos interesados en aterrizar en el mercado español.

Entre los que dieron el paso de entrar con personal local y oficina estable figuran los fondos franceses Meridiam y Ardian, el primero con David Delgado al frente, procedente de entidades de Naciones Unidas, y el segundo liderado por Juan Angoitia, con pasado en las filas de Citi Infrastructure Investors y Ferrovial.

TCI, GIP, Vanguard, Norges o Dimensional tienen posiciones en cotizadas españolas

Meridiam se lanzó en España con la autopista Benavente-Zamora como primera inversión, con el 50%, en consorcio con Acciona y Cintra. Posteriormente estuvo interesado en el fallido plan de autopistas de Andalucía y ha actuado con cautela en este mercado en los últimos tiempos.

Ardian, más activo en España, es primer accionista de CLH con el 25% del capital y está presente en las concesiones de los túneles de Vallvidrera y Cadí, en Barcelona, entre otras participaciones.

También tienen representación el gigante australiano de inversión Macquarie, a través de Juan Caño; el private equity CVC que lidera Javier de Jaime; Alejo Vidal-Quadras está al frente de la oficina de KKR; la gestora de inversiones británica Invesco, con un equipo de 13 personas, cuenta desde España con activos por unos 6.000 millones de euros, y también se apoya en un equipo local el gigante estadounidense BlackRock, segundo accionista de Telefónica. Muy enfocado al sector inmobiliario, uno de los últimos aterrizajes ha sido el del fondo especializado en inversión inmobiliaria Cornerstone, hoy Barings, representado por Adolfo Favieres.

Invierten fuerte desde la distancia el fondo británico The Children Investment Fund (TCI), primer accionista internacional de Aena con el 7,7%, y la estadouninse GIP. Esta última, asesorada por Mario Armero, ha destinado 3.800 millones a la toma del 20% de Gas Natural Fenosa y es accionista de Saeta. Vanguard, el fondo soberano noruego Norges, Dimensional o Qatar Investment son otros de los accionistas significativos de constructoras, bancos y grupos de energía españoles.

El ranking Global Financial Centres Index (GFCI), que elabora Z/Yen Group basándose en variables como el entorno empresarial y el desarrollo del sector financiero, coloca a Londres, Nueva York y Singapur como corazones financieros del mundo. Las europeas Zúrich y Ginebra están en las quince primeras posiciones; hay que bajar a la 18 para encontrar a Fráncfort; el escalón número 35 es para París, y Madrid ocupa el 64 entre las principales capitales del planeta.

Normas