Editorial

La garantía del crecimiento

España garantizó ayer en Bruselas el cumplimiento de los objetivos de déficit fiscal para este año y el próximo con dos argumentos: la elaboración de unos nuevos Presupuestos, que sustituirán a los que el Ejecutivo en funciones presentó en octubre y que suponían una mera extrapolación de los de 2016, y la revisión al alza de las previsiones de crecimiento para este ejercicio y el próximo. Según el ministro de Economía, Luis de Guindos, España crecerá por encima del 2,3% previsto en 2017 y superará “lógicamente” también lo previsto en 2018. Ello permitirá al país alcanzar “holgadamente” los objetivos de reducción del déficit público (del 4,6% en 2016 y del 3,1% en 2017) e iniciar el próximo año “en una posición cómoda”.

La revisión alza de las previsiones realizadas por el Gobierno recortan el ajuste de 5.000 millones de euros previstos en el Presupuesto de octubre para cumplir con las exigencias de Bruselas. Esas cifras constituyen, además, una muestra de la fortaleza de una economía que ha seguido creciendo sin tutelas ni reformas durante un largo periodo de Ejecutivo en funciones. Pese a ello, y dados los desequilibrios que siguen atenazando la evolución de las economías mundiales, parece arriesgado fiar con tanta seguridad la consolidación fiscal de la economía española a la aceleración del crecimiento.

Normas