Breakingviews

Paciencia para volver a la gloria del béisbol

La victoria de los Chicago Cubs en la Serie Mundial llega tras siete años de reconstrucción

Los Chicago Cubs celebran su victoria en la Serie Mundial de béisbol.
Los Chicago Cubs celebran su victoria en la Serie Mundial de béisbol.

La paciencia en un mercado a la baja ha devuelto a los Chicago Cubs a la gloria, tras 108 sin ganar la Serie Mundial de béisbol (la liga estadounidense). El dueño, Tom Ricketts, compró el equipo casi regalado en 2009, por 810 millones de euros, y probablemente haya triplicado su dinero. Ricketts aprovechó la oportunidad de comprar ante la bancarrota del dueño anterior, Sam Zell, editor de los diarios Chicago Tribune y Los Angeles Times. El paquete incluyó el estadio del equipo, Wrigley Field.

En retrospectiva, fue un robo. La marca de los Cubs, sus fieles seguidores y su presencia en uno de los mercados más grandes de EEUU –Chicago– daban a la compra todas las características de una inversión como las que hace Warren Buffett. Ricketts ganó la subasta del club, aprovechando la angustia del vendedor y la falta de compradores rivales competitivos, por la crisis de crédito.

Tom Ricketts compró el club casi regalado en 2009 por 810 millones de euros, valor que se ha triplicado

El nuevo propietario inyectó dinero al equipo incluso en sus peores momentos. El genial mánager Theo Epstein, que había devuelto también al éxito a los Red Sox de Boston, realizó una dolorosa reconstrucción que envió a los Cubs a la parte baja de la liga en 2013 y 2014.

Al año siguiente comenzó su recuperación, que ha culminado con el título. Forbes estimó en marzo que el equipo valía 2.000 millones de euros, y es el quinto más valioso del país. Otras valoraciones son aún mayores, y es probable que suban tras la victoria, la tercera en su historia. Pero no ha sido rápido ni fácil.

Normas