Ajustes

Amenaza de huelga en Popular si no llega a un acuerdo en su ERE

Convocan un paro en toda España para el próximo día 10 si no se firma un acuerdo antes del día 6.

Hoy celebran una nueva reunión para acercar posiciones antes de que termine la semana

GRA066. MADRID, 28102016.- El consejero delegado de Banco Popular, Pedro Larena, durante la rueda de prensa ofrecida el día 28 de octubre en Madrid para presentar los resultados de la entidad correspondientes al tercer trimestre de 2016. EFEFernando Alvarado
GRA066. MADRID, 28/10/2016.- El consejero delegado de Banco Popular, Pedro Larena, durante la rueda de prensa ofrecida el día 28 de octubre en Madrid para presentar los resultados de la entidad correspondientes al tercer trimestre de 2016. EFE/Fernando Alvarado EFE

Banco Popular y los sindicatos volverán a sentarse hoy y mañana para intentar sellar un pacto sobre el plan de ajuste que negocian desde el mes pasado. Las diferencias se centran en unas 200 bajas incentivadas que los sindicatos pretende que pasen a prejubilaciones. Los sindicatos han convocado huelga en todas las oficinas de Popular en España para el próximo día 10 si no se llega a un acuerdo antes del domingo día 6.

La recta final de la presente semana es decisiva para los objetivos de reestructuración de Banco Popular. La entidad que preside Ángel Ron tiene previsto reunirse hoy y mañana nuevamente con los sindicatos para llegar a un acuerdo definitivo sobre la plan de ajuste que lleva negociando el banco con los sindicatos desde hace alrededor de un mes. Pese a ello, las posturas siguen distantes, aunque no se descarta que se llegue a un acuerdo el viernes, un día antes de que finalice el período de consultas –30 días desde apertura del ERE, según marca la normativa–.

Los sindicatos, encabezados por CC OO (el que tiene mayor representación en el banco y en el sector financiero), quiere que la entidad amplíe el número de prejubilaciones, ahora cerca de las 2.000 a unas 2.200 mínimas. El banco ya rebajó la semana pasada un 10% las posibles salidas de la entidad, entre prejubilaciones y bajas, y dejó en algo menos de 600 los despidos. Además, mejoró las condiciones de todas las salidas y excedencias. Los sindicatos, sin embargo, consideran muy elevada esta cifra de bajas indemnizadas y piden limitar las bajas indemnizadas a 200, teniendo en cuenta que el banco firmará en breve la venta de su filial hipotecaria situada en La Coruña a Indra, lo que supondría la salida de 94 empleados del banco, a lo que se sumarían las 54 bajas vegetativas que se producen anualmente en la entidad y que los sindicatos quieren contabilizar desde septiembre de este año hasta junio de 2017 (fin del ERE).

Pérdida de los 4.000 millones de euros de cotización

Mientras que el banco prosigue la negociación con los sindicatos, su cotización sigue desplomándose desde el pasado viernes, día en el que presentó sus resultados. Ayer perdió los 4.000 millones de euros de cotización, al cerrar a 3.924 millones. Su acción se situó en los 0,935 euros por título, tras descender un 3,81%. En lo que va de año la entidad se ha desplomado el 65% de su valor. La cuenta de resultados presentada el viernes pasado por el banco parece que no ha gustado a todos los analistas, sobre todo a N+1. Esta firma, además de criticar sus resultados, se ha mostrado muy “escéptico” sobre la posibilidad de que Popular obtenga la aprobación para desconsolidar de su balance parte de sus activos inmobiliarios (6.000 millones de euros), y en caso de conseguirlo “el banco todavía se quedará con un amplio stock de activos problemáticos”, señala en su informe.

Además, suman como salidas los 60 empleados que podrían incluirse en el nuevo vehículo inmobiliario que está negociando Popular con el Banco de España y la CNMV para segregar y desconsolidar el negocio bancario del vinculado al ladrillo. Las excedencias, ahora situadas en 125, también piden que se amplíen a 200, según explican fuentes sindicales.

CC OO ha convocado una nueva concentración de delegados para hoy 3 de noviembre en el madrileño Edificio Beatriz, sede de presidencia del grupo financiero. Su idea es poder llegar a un acuerdo el viernes a mediodía, y como muy tarde el sábado por la noche, ya que el plazo legar de 30 días de negociación que fija la ley finaliza el 6 de noviembre.

El nuevo consejero delegado de la entidad, Pedro Larena, ya explicó el viernes pasado, en la presentación de los resultados del banco de los nueve primeros meses del año, que el objetivo era llegar a un acuerdo antes de finales de esta semana. Dos días antes, el banco reiteró “su intención de continuar llevando a cabo el proceso de una forma acordada con las secciones sindicales” para conseguir ahorrar unos 175 millones de euros a partir de 2017.

Pese a estas declaraciones de intenciones, y ante las diferencias existentes aún entre la posición del banco y la de la plantilla, los sindicatos han solicitado ya una ampliación del plazo de negociación una semana, es decir, hasta el 13 de noviembre, y tienen convocada una huelga para toda la red de sucursales en España para el próximo jueves, 10 de noviembre, aunque esperan que al final no sea necesario llegar a este extremo, y firmar un pacto antes del domingo.

Popular ha ofrecido a los trabajadores con 59 o más años de edad el 80% del salario neto anual pensionable de convenio colectivo, descontada la Seguridad Social a cargo del empleado. Esta mejora de cinco puntos también se ha aplicado a los colectivos de empleados con 58 años de edad, acotado a 120 personas, a los que ofrece el 75% del salario neto anual; y a los empleados con edades comprendidas entre los 55 y los 57 años, limitado a 80 personas, a los que ofrece un 70% del salario.

Para el colectivo con edades de 50 a 54 años les ofrece un plan de bajas voluntarias con una indemnización bruta equivalente a 33 días del salario regulador por año de servicio, con un límite de 20 mensualidades. Para los trabajadores con menos de 50 años de edad que se vean afectados por estos ajustes recibirían una indemnización bruta de 30 días por año trabajado durante 18 mensualidades.

Además, el plan de ajuste amplía la propuesta de excedencias voluntarias remuneradas con garantía de retorno a un máximo de 125 solicitantes con 10 o más años de antigüedad y menores de 50 años de edad. El periodo inicial será de tres años, prorrogable por un año con una asignación de 10.000 euros anuales, aunque parece que está ya dispuesto a abonar 12.000 euros.

Normas