Editorial

Una ayuda a los jueces

La enorme avalancha de casos judiciales relacionados con conflictos financieros y bancarios ha vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de contar con juzgados especializados en esta materia. La petición ha partido esta vez del cuerpo de jueces decanos, que considera “imprescindible” la creación de un cuerpo de peritos especializados en materia económica y contable para dar servicio en exclusiva a los juzgados. No solo asuntos de la magnitud del caso Bankia o las tarjetas black, sino todo tipo de conflictos relacionados con las cuentas, las operaciones crediticias, los incrementos salariales o la adquisición de entidades, pasan por manos de los jueces. A ello hay que sumar reclamaciones relacionadas con la comercialización a particulares de productos complejos, la legislación hipotecaria o los contratos de cláusulas abusivas.

La formación jurídica que recibe la judicatura podría mejorarse con una mayor especialización, pero esta no podrá contar nunca con el nivel de profundidad técnica que requiere un tráfico mercantil y financiero cada vez más complejo. Con el aumento del número de operaciones, las grandes tramas de irregularidades contables y el acceso cada vez mayor de los particulares a los productos financieros, la petición de los jueces no solo es lógica, sino también urgente y necesaria.

 

Normas
Entra en El País para participar