Las baterías de los smartphones

Los últimos modelos de móvil de los fabricantes líderes ya pueden sumergirse, ponerse en la lavadora y utilizarse debajo de la ducha. Lógicamente todos nos beneficiamos de sus aplicaciones, de su capacidad de guiarnos utilizando el GPS, y de permitirnos hacer fotos y grabar vídeos. Pero sigo decepcionado por la negativa de los fabricantes a utilizar los mejores materiales para las baterías de los móviles. El tiempo que un móvil puede operar sin estar cargado no mejora. Los técnicos confirman que a las multinacionales que nos venden móviles no les interesa emplear materiales que darían más longevidad a las baterías. Similarmente, las pantallas de los móviles no están diseñadas para ser visibles bajo una intensa luz solar. Que un móvil sea parcialmente sumergible están muy bien. Pero es más importante que se pueda utilizar más horas después de ser cargado, que tenga más memoria para almacenar fotos y vídeos y que su pantalla sea plenamente visible en momentos de mucha luminosidad.

Normas
Entra en El País para participar