Renta fija

Los bonos relevan a la banca como vía de financiación

La emisión de bonos no bancarios alcanza los 115.000 millones, frente a los 83.263 millones de crédito

Financiación empresas no financieras Ibex Ampliar foto

El cerrojazo del crédito bancario que sucedió al estallido de la burbuja inmobiliaria supuso un duro golpe para la vía tradicional de financiación de las empresas y se confirmó la elevada dependencia que el tejido empresarial español tenía de la banca. Aquella escasez de crédito, que convivía además con la necesidad de reducir unos altos niveles de endeudamiento, obligó a buscar alternativas de financiación y la empresa ha encontrado respuesta en el mercado de renta fija.

El equilibrio de fuerzas entre financiación bancaria y financiación en el mercado de bonos ha cambiado de forma radical en los últimos cinco años, hasta el punto de que a cierre de 2015, las empresas no financieras del Ibex 35 ya se financian más con bonos que con crédito bancario. Son las conclusiones del análisis elaborado por el servicio de estudios de BME, considerando el conjunto de compañías que formaban parte del índice selectivo en 2010 y lo seguían integrando en 2015. Así, en 2015 el importe de la financiación con renta fija de estas compañías alcanzó los 115.000 millones de euros, con un crecimiento del 22,9% respecto a 2010. La cifra es muy superior a los 83.263 millones de euros de financiación bancaria, que se ha reducido en el 39,8% desde 2010. En aquel año, la financiación bancaria, por 138.317 millones, superaba ampliamente los 93.620 millones de la financiación con bonos.

En este cambio de tornas ha tenido una influencia decisiva, además de la necesidad de desapalancamiento del crédito del conjunto de la economía, la mejora en las condiciones de financiación en el mercado que ha propiciado el Banco Central Europeo. Con las rebajas de tipos y el intenso programa de estímulos y de compras de deuda, el BCE ha abaratado los costes de emisión en el mercado de capitales, al tiempo que garantizaba la financiación para el sector bancario con una barra de liquidez ilimitada, condicionada en su última versión a la concesión de crédito.

El número de empresas no financieras que emiten bonos ha pasado de cuatro en 2008 a 39 en el año 2014 y a 31 en 2015. El entorno más favorable para las emisiones de deuda ha incrementado también las emisiones de bonos como fórmula de financiación a largo plazo. De hecho, las empresas han aprovechado estas emisiones para reestructurar su deuda y alargar los plazos de vencimiento. La financiación de mercado (renta fija) a largo plazo ha crecido el 13,7% de 2010 a 2015, hasta los 94.743 millones de euros, mientras que la financiación bancaria a largo plazo ha retrocedido en ese período el 36,6%, hasta los 65.820 millones de euros.

La financiación con bonos supera a la bancaria en el largo plazo y también en el corto plazo: 20.323 millones de euros en emisiones de renta fija en 2015 frente a 17.433 millones de euros de crédito bancario para las empresas no financieras del Ibex. En consecuencia, el peso de la financiación con renta fija sobre el total de pasivos financieros ha pasado del 36,1% en 2010 al 50,5% cinco años después.

Cuestión de tamaño

El diagnóstico cambia cuando se amplía el foco a las empresas del mercado continuo, donde solo el 20% de la financiación proviene de los bonos, según apunta Bravo Capital. El tamaño es de hecho determinante en el acceso al mercado y las cinco compañías de mayor capitalización del continuo en 2015 –Codere, NH, Prosegur, Cellnex y Meliá, estas dos últimas en el Ibex desde el verano– lograron más del 50% de su financiación a través de bonos.

Normas
Entra en El País para participar